La Historia de las 12 Uvas

En esta noche tan especial, la tradición de tomar las 12 uvas es una de las más arraigadas en España, las campanadas sonando y los más quisquillosos retirando la piel y las pepitas antes de que en la Plaza del Sol anuncien que el año se termina y el nuevo empieza.

untitled

Todos las tomamos (aunque muchos nos atragantemos), pero ¿conocemos la historia de esta tradición?

Las doce uvas es una tradición de origen español (extendida a otros países hispanoamericanos como México, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Perú, Chile, Colombia o Costa Rica). Consiste en comerse 12 uvas, una por cada campanada a las 12 de la noche del 31 de diciembre, Nochevieja. El lugar tradicional de las 12 campanadas en España es la Puerta del Sol (Madrid), donde se encuentra el conocido reloj de la Casa de Correos.

“La imperecedera costumbre de comer las uvas al oír sonar la primera campanada de las doce, tenía reunidas en fraternal coloquio á infinidad de familias, y todos á coro gritaron: ¡Un año más!” es la primera frase histórica que aparece sobre la tradición, publicada el 2 de enero de 1894 en El Correo Militar.

El origen de la tradición de comer las uvas tiene un precedente: un bando municipal del alcalde de Madrid, José Abascal y Carredano, de diciembre de 1882, por el que se imponía una cuota de 1 duro (cinco pesetas de antaño) a todos los que quisieran salir a recibir a los Reyes Magos. Esta tradición servía para ridiculizar a algunos forasteros que llegaban esos días y a quienes se les hacía creer que había que ir a buscar a los Reyes Magos la madrugada del 5 de enero; se utilizaba, además, para beber y hacer cuanto ruido se quisiera. Con este bando José Abascal privó a los madrileños de la posibilidad de disfrutar de un día de fiesta en donde se permitiese casi todo. Esto, junto a la costumbre de las familias acomodadas de tomar uvas y champán en la cena de Nochevieja, provocó que un grupo de madrileños decidieran ironizar la costumbre burguesa, acudiendo a la Puerta del Sol a tomar las uvas al son de las campanadas. Estos son los antecedentes que dieron lugar a esta costumbre.

La tradición marca tomar las doce uvas a los pies del reloj de la Puerta del Sol, pero esta tradición provocó tanto interés que ya en 1903 las uvas también se comían en Tenerife y poco a poco se fue ampliando al resto de España.

Hoy hemos aprendido algo más sobre una tradición tan arraigada como entrañable, aunque en la próxima publicación conoceremos algo más sobre variables modernas a este clásico.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*