Cocinando Take Away para Fin de Año

Como os he comentado durante las navidades, este año he decidido pasar de las fiestas y dedicarme a mi casa y mi familia.

unnamed

Aunque yo cenara en casa evitando menús caros, fiestas mediocres, taxis inexistentes y ebrios irresponsables, la peque de la casa bien ha pensado en aprovecharse del hecho de que he pasado el día entero en la cocina para pedirme que le preparara a ella y 12 amigos más un refrigerio sencillo para una cena en casa de otra chica.

Como Buena Anfitriona, les deleité con sandwiches y rolls rápidos y fáciles pero preparados con rellenos que, al menos según mi opinión, superaban la calidad de las pizzas y tortillas precocinadas que aportaron el resto de los comensales (sin desmerecer su talento para ir al super y hornear), que se centraron especialmente en las bebidas (alcoholicas, por supuesto) para la cena y el copeo.

Los sandwiches han constado en los fríos de atún o de cangrejo, los calientes de queso trufado y de quesos variados (ya que a la peque no le gusta la trufa, pero es un sandwich que goza de gran éxito entre sus amigos) los rollitos (de hecho nunca había preparado rolls con este pan de molde largo, que recomiendo para cenas rápidas) de pavo y queso para untar o de hummus y guacamole caseros.

Las recetas de todos los rellenos os las he facilitado a lo largo de la historia de este Blog, ya es la tercera nochevieja que pasamos juntos, así que recetas tenéis unas cuantas…

El único relleno que contiene una variación, es el de atún, que siempre os he preparado como relleno de huevos duros, con su yema en la mezcla (que en este caso no he añadido), pero podéis prepararlo de ambas maneras o incluir aceitunas picadas, otros encurtidos… como siempre os digo, la imaginación es la clave de todo cocinero y hay que aplicarla con sabiduría y medición para no pasarnos.

Para agracecerme el trabajo y dedicación, durante la cena recibí un Whatssapp con la foto que protagoniza este post y comentarios sobre lo rico que estaba todo, por lo que, muy orgullosa terminé el año en calma y tranquilidad mientras la ciudad rugía en una fiesta loca y desenfrenada.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*