Descubrimiento Sano: Le Pain Des Fleurs

Paseando por un supermercado Veritas, cadena catalana líder en alimentación saludable de la que os hablo muy a menudo, he descubierto dos productos de los que os voy a hablar en las próximas publicaciones, el primero es el Bio Pan Crujiente de Castaña de Le Pain des Fleurs, marca que no conocía hasta el momento.

castaña

Estas ligeras tostadas me han llamado la atención por el componente de la castaña, son sin gluten, levadura, huevo, aromas, azúcares añadidos y bajo contenido en grasa, ideales para desayunos o como tentempié, se pueden tomar con complementos dulces y salados como mermeladas, chocolate, embutidos o quesos.

Además de la castaña, se comercializan sabores como la quinoa y el trigo sarraceno.

pain

Ahora descubramos algo más sobre las especiales castañas, dulces del otoño… aunque ya llegue la primavera… La castaña es, como cabe esperar, el fruto del castaño (Castanea sativa), y fue introducida en Europa desde Sardis, en Asia Menor; el fruto fue entonces llamado “nuez sardiana”. Ha sido un alimento básico en el sur de Europa, Turquía y el suroeste y este de Asia durante miles de años, en sustitución de gran parte de los cereales, cuando éstos no crecía bien y, en todo caso, en las zonas montañosas del Mediterráneo, fueron una importante fuente de alimentación en el sur de Europa,. en el sudoeste y este de Asia y también en el este de Norteamérica, antes de la plaga de la castaña. Durante la Edad Media, en el sur de Europa, las comunidades que habitaban cerca de bosques de castaños y que tenían escasez de acceso a la harina de cereal, utilizaban las castañas como principal fuente de carbohidratos.

Las castañas se pueden comer crudas (me encantan así..), hervidas, asadas o dulces. En Francia es común vender un dulce de castaña aunque la manera más habitual es comerlas asadas en los meses más fríos, el truco para asarlas es realizar un pequeño corte en cada castaña  para evitar que estallen durante el proceso y calentarlas en un contenedor metálico a 400 ºC durante 10 ó 15 minutos.

Otro uso importante de las castañas es la harina, con ella se puede preparar pan, pasteles y pasta. En Córcega, por ejemplo, es la base de a polenta (o a polenda) -que nunca hay que confundir con mi adorada polenta en su sentido italiano, que es una semola de maíz-, una gacha de harina de castaña con agua, que fue, entre otros, el desayuno tradicional desde tiempos inmemoriales, y que aún es usada acompañada de queso fresco de cabra, de figatellu (una salchicha de hígado de cerdo) o de costillas de cerdo.

La castaña constituyó un importante aporte calórico para el hombre, y también para los animales domésticos ya que se utilizó su alimentación, debido a que son ricas en grasas, proteínas, minerales y en vitamina C.

En el norte de España, la fiesta tradicional de la recogida de las castañas que se realiza a finales de octubre o principios de noviembre es el magosto en Galicia y en El Bierzo, amagüestu en Asturias y magosta en Cantabria. En el País Vasco y Navarra dicha fiesta tradicional se denomina gaztañerre eguna (en euskara, “día de la castaña asada”) o gaztain jana (“comilona de castañas”). En Canarias también se celebra y se denomida “Castañada”.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*