Descubrimiento Sano: TwiBio

En el mismo paseo por Veritas, he descubierto otro tentempié que me ha parecido interesante probar, TwiBio de Le Moulin de Pivert, barquillos rellenos de confituras de frutas (en este caso he probado los de arándanos y los de higos, aunque la gama es amplia, desde frambuesa a chocolate).

tarta-queso-higos-raw-crudivegana-2

Certificados por la UE como Agricultura Ecológica, son un interesante tentempié para media mañana o para meriendas.

twibio

Hoy quiero aprender (y de paso enseñar) algo más sobre el higo, que es un «fruto» que me encanta y se obtiene de   la higuera (Ficus carica). Aunque desde el punto de vista botánico el higo no es un fruto sino una infrutescencia (o sea un conjunto de frutos), existen más de 750 especies de higos diferentes entre las que hay de comestibles y de no comestibles (recomiendo los comestibles, no sea que desde aquí tengamos problemas legales)

Esta «fruta», o infrutescencia podría provenir de Asia Occidental, aunque posteriormente se distribuyó por todo el Mediterráneo. Se sabe que el ser humano ya lo conocía y recolectaba antes del año 9000 a. C. de hecho parecen salidos de una bacanal en el Imperio Romano, o desde el templo de alguna divinidad griega, es innegable que tiene una connotación erótica y sexual (basta ver que en algunos idiomas es sinónimo de…)

Los higos miden 6 ó 7 cm de largo y 4,5 a 5,5 cm de diámetro. Son muy estacionales y se pueden encontrar fácilmente en los meses de agosto y septiembre en el hemisferio norte, o febrero y marzo en el hemisferio sur. Algunas higueras, llamadas breveras, bíferas o reflorecientes, producen dos cosechas al año: las brevas en junio y los higos entre finales de agosto y principios de septiembre.

Las brevas son higos que no han llegado a madurar en otoño, conservándose en estado latente sobre la madera durante el invierno, alcanzando su madurez en la primavera siguiente. Las brevas tienen un alto valor comercial por su tamaño y precocidad superiores a los de los higos. Las higueras que solo dan una cosecha de higos (entre agosto y los primeros fríos del otoño) se conocen con el nombre de higueras uníferas.

Las especies comestibles son muy digestivas porque contienen una sustancia llamada cradina que es un fermento digestivo y alto contenido en fibra mejorando el tránsito intestinal por ello también es utilizado como laxante; ácidos orgánicos como el ácido cítrico, málico y acético; sales como potasio, magnesio y calcio, y vitaminas A, B1, B2, B3 y C. Contiene un 80% de agua y altos contenidos en hidratos de carbono como la sacarosa, fructosa y glucosa. Los frutos no maduros resultan tóxicos para el estómago.

Para mí, la manera ideal de comerlos es con un buen queso… delicioso.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*