Reinventar con creatividad: Pasta e Lenticchie

 

Como hace mucho tiempo que no dedico tiempo a la sección Reinventar con creatividad (que, dicho sea de paso, fue una de las pioneras desde aquel lejano octubre de 2011 en el que empecé mis andanzas de Buena Anfitriona), he revisado mi base de datos de recetas pendientes de publicación para sacarle un poco de jugo al tema.

Barcelona-20131009-04273

en las próximas dos publicaciones la sugerencia parte de la base de reutilizar esos potajes de los que siempre sobra un poco (por mucho que lo odie, en casa siempre pasa…), en este caso unas lentejas, que bien podría ser una receta de lentejas al laurel… que os presenté hace un tiempo.

En este caso es una tradición muy italiana tomarlas con pasta, en especial con los llamados maltagliati (mal cortados), pasta casera cortada de manera irregular (como su propio nombre indica), aunque se puede utilizar cualquier pasta de base amplia, como papardelle…. Recomiendo añadir un poco más de caldo al cocer la pasta, ya que las legumbres tienden a absorber mucho el líquido y resultaría demasiado pastoso.

Este tipo de plato me recuerda inevitablemente a mi abuela, que era de la bella e histórica ciudad de Ferrara (situada en el nor oeste?? de la bota italiana), y a un dicho que ella repetía en el dialecto de su ciudad “magna i fasó e scureza fin che et vo” (come judías y ten gases hasta que quieras), en este caso dedicado a la pasta e fagioli (aunque también es común la pasta e ceci -garbanzos, los protagonistas de nuestro próximo Reinventar con creatividad- o pasta e lenticchie, que nos ocupa hoy), el dicho no es muy elegante (trata de las ventosidades que conlleva comer legumbres), aunque tiene ese punto de tradición familiar que hace que sintamos nostalgia de los pucheros de nuestas nonnas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*