Reinventar con creatividad: Crema de garbanzos con faina (ceci)

 

Entre ayer y hoy viene como anillo al dedo el refrán “¿No querías caldo?, ¡pues toma tres tazas!”, ya que tras meses de no actualizar la sección Reinventar con creatividad, os he ofrecido tres consejos seguidos sobre como aprovechar las sobras sin que el ágape resulte aburrido y tedioso.

IMG-20130927-04207

Hoy propongo otra alternativa para aprovechar un potaje de legumbres, que si ayer eran lentejas, hoy son garbanzos, en concreto una crema de garbanzos con una sorpresa a base de garbanzos.

La sorpresa son los especiales picatostes que añadimos a la crema, dados de fainá o ceci, de los que os he hablado en el pasado, En Italia, como os he dicho, un plato que se hace a partir de harina de garbanzo para elaborar una torta que se suele acompañar con anchoas y es muy sabrosa.

El fainá (de fainâ, su nombre en el dialecto genovés de la lengua ligur) es un plato hecho en base de harina de garbanzos, agua, aceite de oliva, sal y pimienta. Hay también una variante que se hace con harina de trigo, harina de garbanzos, sal, agua, aceite y pimienta que se llama Fainá de Savona.

El plato es originario de Génova, y muy típico de Liguria y Toscana, Italia. Su nombre en italiano es farinata o torta di ceci. Luego se extendió su preparación hacia el Piamonte y los inmigrantes italianos viajaron con sus costumbres hasta las pizzerías del Río de la Plata, en Buenos Aires y en Montevideo, donde generalmente se come acompañando la pizza y un vaso de vino dulce «moscato» por lo cual se ha hecho común hablar del combo «moscato-pizza-y-fainá».

También se lo sirve con queso mozzarella, orégano, ajo y perejil entre muchas variantes propias de cada establecimiento gastronómico. En el norte de África, en Marruecos, la colectividad sefardí llama calentita a un plato igual a la fainá genovesa. La calentita es el plato nacional de Gibraltar donde fue adoptada en el siglo XVII por la presencia de una numerosa comunidad genovesa en la ciudadela, o tal vez por conexiones comerciales con la costa berberisca, donde se come un plato muy similar con el nombre sugestivo de karantita. En Niza, Francia, se lo conoce como socca y en Sassari,Cerdeña, se lo conoce como fainé genovese.

Esta tradición traída por los inmigrantes genoveses a principios del siglo XX sigue siendo parte de la gastronomía de Argentina. Buenos Aires conserva tradicionales bastiones pizzeros en donde este bocado se destaca. Es muy común en esta ciudad comer la fainá junto con la pizza, suele comerse una sobre la otra (la pizza sobre la fainá). Esta forma de comer se llama «Pizza a caballo». También es costumbre ponerle mostaza y pimienta blanca por encima, modificando la costumbre italiana de ponérsela por debajo.

A diferencia de Argentina, en Uruguay se refiere al fainá como masculino. La historia del fainá en Uruguay se remonta a 1915, cuando los Guido, dos hermanos piamonteses llegaron a Montevideo, portando en su maletas la receta tradicional de lafarinata, conocida coloquialmente como fainá. Los principales molinos ofrecen al mercado envases de harina de garbanzo ya preparada para la elaboración casera y rápida del fainá. La pizza, el fainá y el chivito son las 3 comidas «fast food» nacionales.

Hoy el consejo es muy sencillo, ya que basta triturar el potaje (antes aconsejo retirar los tropezones de embutido para que no quede demasiado salado (y, en el caso que no tengáis fainá ni picatostes, pueden servir para completar la crema, una vez salteados con un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén).

Ya véis lo sencillo que es comer bien sin desperdiciar y, muy importante en la mesa y en la cama, sin aburrirse.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*