Recetas Internacionales: Hamburguesa con queso de cabra

 

 

Es insólito ver una hamburguesa en la que el pan solo va por encima de la carne, pues hoy os presento un plato así, en el que el pan de la burger se relega a ser la base del queso de cabra gratinado.

IMG-20130927-04208

Esta hamburguesa es refinada e ideal para cenas caseras con invitados exigentes, os la recomiendo para sorprender como Buenos Anfitriones.

Recetas Internacionales: Hamburguesa con queso de cabra
Author: 
Recipe type: Principal
Cuisine: American
Serves: 2
 
una burger refinada
Ingredients
  • 2 hamburguesas
  • 2 rebanadas de pan de molde
  • 2 cortes de rulo de queso de cabra (grosor de 1,5 cm aprox)
  • Mezclum de lechugas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre balsámico de módena
  • Sal Maldon y pimienta
Instructions
  1. Calentamos el horno a 180 grados y ponemos el queso de cabra sobre las tostadas de pan de molde, añadimos un hilo de aceite y ponemos al grill hasta que esté tostado.
  2. Calentamos en aceite de oliva y hacemos la hamburguesa a nuestro gusto, salpimentamos y ponemos en la base del plato, añadimos encima la mezcla de lechugas y aliñamos con un hilo de aceite, sal, pimienta y unas gotas de vinagre balsámico de Modena.
  3. Cortamos los bordes de pan sobrantes y colocamos la tostada encima de la carne y la lechuga, decoramos con algún topping.

 

 

Aunque la leche de vaca y la de cabra tienen contenidos grasos similares, la mayor proporción de ácidos grasos de cadena media, como el caproico, el caprílico y el cáprico (todos ellos toman su nombre del latín capra, ‘cabra’) de la leche de cabra contribuye al característico sabor ácido del queso de cabra. Estudios recientes muestran que el queso hecho de leche de cabra tiene más proteína que el de vaca, y que es muy similar a la leche humana. Es bueno para el riñón y adecuado para quienes padecen insuficiencia renal crónica gracias a su bajo contenido en potasio. Sin embargo, debe tenerse cuidado con su contenido enfosfatos.

Aunque en Occidente se ha popularizado el empleo de leche de vaca, la de cabra y sus derivados se emplean extensivamente en el resto del mundo. Debido a que el queso de cabra se elabora a menudo en regiones donde la refrigeración no siempre está disponible, los quesos de cabra curados suelen tratarse con sal para mejorar su conservación. Debido a esto, la sal ha sido relacionada con el sabor del queso de cabra, especialmente en el caso del feta, que se conserva ensalmuera.

El queso de cabra se ha elaborado durante miles de años, y probablemente fue uno de los primeros poductos lácteos preparados. En su forma más simple, el queso de cabra se prepara dejando que la leche cruda se corte de forma natural, drenando y prensando entonces la cuajada. Otras técnicas emplean ácido (como vinagre o zumo de limón) o cuajo para coagular la leche. Los quesos de cabra tiernos se hacen artesalmente en todo el mundo, colgando los cocineros fajos de estopilla rellenos de cuajada en las cocinas templadas durante varios días para drenarla y curarla. Si el queso va a envejecerse, suele sumergirse en salmuera para que forme una corteza, y luego se almacena en un lugar fresco durante varios meses.

El queso de cabra se ablanda cuando se caliente, aunque no se funde de la misma forma en que lo hacen muchos quesos de vaca. Los quesos de cabra más firmes con corteza se hornean a veces para obtener un queso templado ideal para untar sobre pan con ajo asado, o solo.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: