Sabores de casa: Ensaladilla y croquetas

Hay dos cosas que ayudan a una persona con déficit de memoria: la música y la comida. Son elementos que apelan a recuerdos muy fijados por reiteración y por antigüedad. Sus canciones favoritas y los sabores de siempre les ayudan a “volver” a ese lugar conocido que se ha vuelto tan extraño. Por eso, si podemos, conviene recordárselos. Yo lo hago con mi madre, gracias a Mª Dolores Pradera y a

Continúa leyendo