Rodaballo en costra de avellana con champiñones y puré de alcachofas

Rodaballo en costra de avellanas con champiñones salteados y puré de alcachofas. Una deliciosa y brillante receta que cubre al delicado rodaballo en una corteza texturizada de avellanas y se sirve con puré de alcachofas y champiñones salteados. Un plato que sorprenderá en un día otoñal!

Una receta que combina un pez plano muy sabroso, como el Rodaballo, con verduras y hortalizas de temporada.

Salmón en costra de avellanas con champiñones salteados y puré de alcachofas

 INGREDIENTES (para 4 personas)

Rodaballo 

  • filetes, de unos 140 gr cada uno

Costra de Avellana y champiñones

  • 90 g de champiñones, rebanados
  • 120g de mantequilla, suave
  • 60 g de avellanas, tostadas (más algunas para decorar)
  • 150g de Panko
  • papel para hornear
  • 4 gotas de aceite de trufa

Puré de Alcachofas

  • 200g de alcachofas tiernas, en rodajas
  • 140 g de nata líquida
  • jugo de limon
  • sal
  • pimienta

Champiñones

  • 8 champiñones grandes, cortados por la mitad a lo largo
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta

PREPARACIÓN

Comenzamos por preparar la costra. Salteamos los champiñones rebanados en una sartén caliente con 10 g de mantequilla hasta que estén suaves y tiernos. Removemos y dejamos enfriar.

Colocamos los champiñones salteados en un procesador de alimentos (robot de cocina o una batidora) junto con las avellanas (reservando algunas avellanas para adornar) y trituramos hasta que estén picadas en trozos pequeños. Agregamos el resto de la mantequilla, el Panko y el aceite de trufa y volvemos a trituramos un poco hasta que quede suave.

Retiramos la mezcla de la trituradora y la colocamos en una hoja de papel para hornear. Colocamos otra hoja de papel para hornear encima de la mezcla y extendemos hasta que tenga un grosor de 2 mm (aprox.). Colocamos  en el congelador durante 2 horas o hasta que esté completamente congelada.

Para el puré de alcachofas, quitamos las hojas exteriores. Colocamos las alcachofas rebanadas en una cacerola de base pesada con la nata líquida  y cocinamos a fuego suave hasta que estén tiernas, esto debe tomar aproximadamente 45 minutos.

Retiramos del fuego, colamos y reservamos el líquido de cocción. Colocamos la alcachofa cocida en una licuadora con una pizca de líquido de cocción y trituramos hasta que esté suave. Sazonar, agregar jugo de limón al gusto y reservar.

Sacamos la mezcla para la costra del congelador y quitamos la hoja superior de papel para hornear. Colocamos en una tabla de cortar y ponemos los filetes de rodaballo en la parte superior de la costra.

Precalentamos el horno a 180 °

Con un cuchillo afilado cortamos alrededor de los filetes y a través de la corteza para crear porciones de corteza perfectamente ajustadas para cada filete. Volteamos los filetes de manera que la corteza quede hacia arriba.

Colocamos los filetes en una bandeja para hornear engrasada con aceite de oliva y cocinamos en el horno durante 6-8 minutos.

Mientras tanto, colocamos una sartén antiadherente a fuego medio y agregamos una pizca de aceite de oliva. Una vez que el aceite esté caliente, saltear los champiñones (cortados por la mitad a lo largo) hasta que estén dorados, sazonamos con sal y pimienta y reservamos.

Recalentamos el puré de alcachofas en una sartén hasta que se caliente.

EMPLATADO

Servimos colocando un buen montículo de puré en el centro de cada plato. Ponemos encima los filetes, colocamos los champiñones salteados alrededor del pescado junto con las avellanas y unas hojas de perifollo. Servir inmediatamente.

Buen provecho y a sorprender con esta deliciosa receta!

Descubre otras recetas otoñales para sorprender:

 

Foto de: Shay cooper

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*