Hígado encebollado

 

Me acuerdo de pequeña cuando tocaba hígado para comer, no me desagradaba en exceso pero está claro que prefería otras cosas. Todavía me cuerdo de la frase que nos decía mi madre :”El hígado es muy sano, tiene mucho hierro” y yo pensaba, joder entre las lentejas y esto como me pongan un imán… Sea como sea sé que es un plato que a muchos no gusta o mas bien os da un poco de asquete, a mi sí me gusta, para comer de vez en cuando, igual que me gustan los ricos callos de mi madre, los mejores del mundo, algun día os los hago.

 Ingredientes:

 

  1. Hígado de ternera
  2. Cebolla
  3. Aceite de oliva
  4. Vino blanco
  5. Sal
  6. Pimienta negra
  7. Perejil
  8. Harina

 

 Esta receta es muy fácil, empezaremos cortando la cebolla en juliana no demasiado fina, la cantidad depende de lo que os guste la cebolla, para mi gusto una cebolla y media para cada dos personas. Pondremos abundante aceite en una sartén y cuando esté templado echaremos la cebolla con una pizca de sal y dejaremos pochando durante un largo rato hasta que esté doradita.

Reservaremos la cebolla y cortaremos el hígado lo suficientemente pequeño como para no tener que cortarlo para comerlo, salpimentaremos y freiremos en la sartén donde hemos pochado la cebolla, cuando pierda el color de crudo echaremos una cucharilla de harina y la cocinaremos.

A continuación echaremos medio vaso de vino y dejaremos que se evapore el alcohol, añadiremos la cebolla que teníamos reservada y agregaremos un poquito de agua para que la salsa quede con el espesor que mas os guste. Terminaremos añadiendo el perejil picado.

Buen provecho!  On egin!

3 comentarios sobre:
“Hígado encebollado”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*