Hongos con ajos frescos y yema de caserío

El otro día tuve la suerte de que llegaran a mis manos huevos de caserío. Me hizo recordar a aquellos que comía de pequeña, aquellos que traía aquella baserritarra (mujer del caserío) acompañados siempre de leche recién ordeñada. ¡Qué mantequilla hacíamos en mi casa con la nata de aquella leche! La mejor que he comido en mi vida, y la la leche con sabor a leche no con sabor a embase de plástico. Hoy en día si tienes suerte de tener un vecino, un amigo o un familiar que te pueda regalar huevos o leche serás afortunado por que ahora mismo tenemos todo tan controlado que no hay otra manera de que llegue a ti. Algunos pensaréis que es mejor que todo esté controlado, y tendríais razón si todo lo que compramos en tiendas y viene envasado fuera de nuestra total confianza, si la industria alimentaria estuviera mirada con lupa. Si, si mirada con lupa y nunca mejor dicho, todos esos ingredientes que vienen en pequeñito que generalmente pone en contradicho aquellos mensajes de “sano”, “aceite de oliva” y todas esas cosas que podemos ver bien grande en la parte delantera de los paquetes de alimentos varios. Vamos que lo que parece que es para nuestra seguridad me da la sensación que en realidad es para la protección de un gran industria alimentaria que hay detrás. Así que os envidio a los que vivís en núcleos rurales, en esos pueblitos dónde se hace matanza y se tiene huerta, eso pueblitos dónde el trueque con el vecino es lo más habitual, vosotros sí que sabéis a que sabe la comida de verdad, la comida no controlada por sanidad, la comida al fín y al cabo.

hongos con ajos frecos y yema de caserío

 

Ingredientes.

Hongos (Boletus edulis) frescos o congelados

Un manojon de ajos frescos

1 o 2 ajos

Perejíl fresco

Aceite de oliva virgen extra

Sal normal y en escamas

1 yema de huevo  

 

Proceso.

Empezaremos limpiando los hongos (si son frescos) con un paño húmedo y sin meter bajo el chorro de agua. Cuando los tengamos bien limpios los cortaremos en dados. Limpiaremos también los ajos frescos y los cortaremos en dos o tres trozos, queremos que nos queden de un tamaño hermoso para que no se pierdan en el plato. Pondremos aceite de oliva en una sartén y rehogaremos un ajo entero y cuando esté caliente quitaremos ese ajo y empezaremos a saltear los hongos y los ajos frescos con su punto de sal, en cuestión de 5 minutos lo tendremos cocinado, lo sabremos cuándo veamos que los hongos se empeizan a dorar. Colocaremos los hongos y los ajos salteados en un palto, colocaremos la yema de huevo que tenemos que procurar que esté a temperatura ambiente, termianremos con unas escamas de sal y un poco de perejíl fresco.

¡Buen provecho!  On egin!

1 comentario sobre: “Hongos con ajos frescos y yema de caserío”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*