Lubina al horno con mejillones

Aqui estamos después de un fin de semana de esos que hace que empieces la semana cansado pero con recuerdos que te dan la fuerza que no tienes. Ahora tenemos que afrontar lo más complicado, que pase el lunes, martes, miércoles… El jueves empiezas a ver la luz o por lo menos los afortunados que trabajáis de lunes a viernes. Para empezar la semana como debe de ser os traigo una super receta, de esas de día de fiesta y mantel del bueno, de esas que hace que te rechupetees los dedos. Una receta para compartir con los tuyos, de esos platos que compartidos saben mejor, de esos que auguran una buena sobremesa por que con el estómago agustito no puede pasarte nada malo.  Luego ya sabéis que dependiendo de vuestra economía podréis permitiros eso que llaman lubina salvaje (una auténtica delicia) o una de piscifactoría (nada que ver con la salvaje pero no dejar de comer este pescado por que no os de la cartera), en cualquier caso esta es una receta diez, estoy segura que si la probáis la repetiréis a petición popular. Vamos a ello.

 lubina con lejisllones y tomate

Ingredientes.

1 kilo de mejillones

2 patatas

1 lubina grande

Cebolla

2 dientes de ajo

Tomate natural triturado

Perejíl fresco

Sal

Aceite de oliva virgen extra

Vino blanco

Cómo se hace.

Empezaremos cortándo las patatas en rodajas más o menos finas y poniéndolas en la bandeja del horno con sal y un chorrito de aceite de oliva, las meteremos al horno con el horno caliente a unos 200 grados unos dies minutos. Transcurrido éste tiempo sacaremos la bandeja del horno, bajaremos la temperatura a 180 grados, pondremos la lubina limpia y con la espina en la bandeja con su punto de sal y un chorrito de aceite de oliva sobre la lubina, meteremos al horno unos 20 minutos dependiendo el tamaño.

proceso

Por otro lado picaremos el ajo y la cebolla y la pondremos a pochar en una sartén grande, cuando esté pochado añadiremos el tomate natural triturado y un tercio de vaso de vino blanco, dejaremos reducir a fuego medio unos diez minutos. A continuación añadiremos los mejillones bien limpios, en unos 3/4 minutos se abrirán y terminaremos echándo un poco de perejíl fresco sobre los mejillones.

Para emplatar pondremos las patatas en la base del plato, sobre éstas la ración de lubina sin espina y bien cortada y terminaremos con los mejillones y la salsa de tomare. Para terminar añadiremos un poco más de perejíl fresco.

¡Buen provecho!   On egin!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*