‘Kulibiak’ de salmón

kulibiak

 

 

El kulibiak es un clásico en la cocina rusa. Se preparaba en sus orígenes con pollo o los más pudientes con esturión.

El envolver el salmón y el resto del relleno en hojaldre, masa brioche o la masa que prefiramos es para  resguardar todos los matices de los ingredientes, yo lo he hecho con masa de brioche casera, para mi gusto en muy apropiada en esta receta.

INGREDIENTES PARA EL RELLENO:

Medio kilo de salmón, con sus espinas pero con los lomos limpios de ellas.

Tres cebollas, dos picadas y una en juliana.

10 champiñones o setas variadas muy picadas.

100ml de vino blanco

Perejil picado, sal, pimienta.

4 huevos.

200 gramos de arroz basmati.

Aceite o mantequilla.

Una plancha de masa brioche, hojaldre, etc… la que más nos guste.

Un huevo batido para pintar la masa.

 

ELABORACIÓN:

Cocemos el arroz y dejamos enfriar. Cocemos los huevos hasta que queden duro, dejamos enfriar.

En una sartén con un poco de mantequilla doramos las cebollas picadas, las setas con sal, pimienta y un ramillete de perejil picado. Una vez sofrito añadimos el arroz, removemos.

En una cazuela hacemos un caldo con las espinas del salmón, la cebolla en juliana, vino blanco, sal, pimienta y un poco de perejil.

Cuando ha hervido todo el conjunto, incorporamos encima, sin que se nos rompa el salmón, apagamos el fuego inmediatamente y dejamos que con solo ese calor se haga un poco y se quede apretado pero a la vez crudo por dentro. Sacamos una vez frio cuidando que no se nos rompa.

Sacamos la masa, partimos en dos cuadrados dejando uno para la base y otro para cubrir.

Ponemos la primera plancha en un papel de horno, en el centro colocamos una capa de arroz con verduras, encima de esta un trozo de salmón, encima de esta otra de arroz y a continuación una de huevos duros partidos en rodajas, otra de arroz, otra vez salmón y por último otra de arroz con verduras. C

Cubrimos todo con la otra mitad de la masa brioche o la que hayamos escogido.

Cerramos los bordes que unen las dos masas y hacemos una chimenea en la masa por la parte superior para que salga el vapor.

Pincelamos con huevo batido y metemos al horno.

Junto con la masa se acabará de hacer el salmón que hemos dejado medio crudo, pero esto hará que quede perfecto y que los sabores de los ingredientes se mezclen en el interior.

Horno a 200º durante 10 minutos, resto del tiempo a 180º hasta que la masa quede hecha.

Para partirlo con cuchillo de sierra.

Salsa:

Lo podemos acompañar con una salsa hecha con una cebolla pochada en mantequilla, añadiendo algo de vino blanco, un poco de vermouth y caldo de pescado, haciendo como un jarabe claro, si la queremos espesar un poco diluiremos algo de maicena en caldo y lo añadimos a la salsa.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*