Caracoles en caldo

Estamos en tiempo de caracoles, sencilla receta la que os traigo hoy para hacer caracoles en caldo.  Ya en la temporada anterior os dejé la receta, la misma receta porque hacer caracoles solo tiene una manera, al menos es como siempre se han cocinado en casa. La receta de hoy es para profundizar un poco en consejos y trucos para que los caracoles nos queden perfectos.

Sencilla receta, no os perdáis en leer todos y cada uno de los consejos que os dejo al final de la entrada. A muchos os van a venir bien el saber esos trucos, al menos son muchos los que me han preguntado alguna de las cosas que os aclaro.

Sencilla receta, os la recomiendo.

Caracoles

 

 

Caracoles
Author: 
Recipe type: Caracoles
Serves: 8
 
Ingredients
  • 2 kg de caracoles
  • 1 cebolla grande
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 chorro de aceite de oliva virgen extra
  • 100 gr de especias de caracoles en grano
  • Sal
Instructions
  1. Lavamos los caracoles y los colocamos en una olla con bastante agua.
  2. Ponemos las especias en una muñequiña ( un trozo de tela de algodón bien atada para que no se salgan las especias. Reservamos
  3. Ponemos en la olla el aceite, la sal, cebolla y cabeza de ajos.
  4. Cuando comience a hervir , retiramos la espuma.
  5. Una vez espumado los caracoles, ponemos las especias.
  6. Dejamos hervir 10 minutos.
  7. Listos los caracoles.

TRUCOS Y CONSEJOS

  1. Los caracoles se suelen venden actualmente en tiendas, supermercados y establecimientos donde los tienen en la zona de refrigeración. Un caracol vivo que esté en frío se esconderá en su concha porque cree que es invierno. Son caracoles que nos encontraremos que están todos escondidos y nos dará la sensación que están muertos. No, no lo están, solo duermen. Siempre hay que comprar caracoles en sitios de confianza.
  2. Una vez que lleguemos a casa vamos a pasar a los caracoles por un baño de agua, solo mojar bien todos los caracoles y escurrir.
  3. Al poner los caracoles en un amplio barreño o recipiente después de haberlos pasado por agua es para que despierten, el agua los despierta. Comenzarán a sacar las cabezas ( por no decir los cuernos) y comenzarán a expulsar la baba que tienen en su interior. Ponemos un pequeña capa de harina y dejamos a los caracoles una hora, vigilando que no se escapen, son lentos pero si nos despistamos nos invaden la cocina.
  4. Ahora toca lavar. Hay que lavar hasta que veamos que no sueltan babas. Es un procedimiento largo, yo suelo estar mas de una hora lavando caracoles. Es cuestión de tener dos recipientes e ir pasando los caracoles de un recipiente por agua y al otro recipiente. Una y otra vez hasta que estén totalmente limpios y sin babas.
  5. Cuando los caracoles no suelten mas babas, toca pasar a la olla, una olla amplia. Se cubren de agua y se colocan encima de la cocina pero sin encender aún el fuego.
  6. Dejamos la olla sin mover, tapada, y sin fuego, como media hora. En esa media hora los caracoles sacan todos sus cabezas y nos aseguramos que los caracoles queden todos con la cabeza fuera una vez q se cocinen.
  7. Encendemos el fuego sin mover la olla y cuando comience a hervir es cuando destapamos porque será cuando ya hayan muerto y no hay peligro de escapes.
  8. Ahora toca espumar. El proceso de espumar es tan importante como el de lavar porque de esa manera retiramos todas las impurezas que antes no habíamos quitado. Por muy bien que laves los caracoles, siempre siempre te tocará quitar espumas luego.  Una vez que la espuma ya no esté en la olla es cuando pondremos las especias.
  9. Las especias siempre en grano y siempre en muñequiña. Si ponemos las especias molidas, es resultado no es tan bueno y si las especias las echamos suelta y no liadas en tela, nos será muy desagradable luego a la hora de comer caracoles. Si no tenéis tela de algodón, un par de gasas esterilizadas bien abiertas nos sirve.
  10. Si a las especias les pone una puntita de colorante alimenticio o unas hebras de azafrán le daremos al caldo un toque mas claro y así evitamos que el caldo nos quede verdoso ( color que le suele dar de manera natural los caracoles )
  11. Los caracoles son muy delicados así que en el momento que la olla esté fría, hay que guardar los caracoles en el frigorífico. No tener muchos días en el frigorífico, como mucho en 4 días tienen que estar comidos.
  12. Los caracoles se hacen de  un día para otro o de una tarde-noche para el almuerzo del día siguiente para que las especias acentúen su sabor.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: