Postres helados

Cuando llega el verano, no hay nada mejor que unos postres helados o postres a base de helado. Son muy sencillos de preparar y muy ricos a la hora de degustar. Podemos preparar estos postres helados, bien con helados comerciales que cada vez tenemos más opciones de sabores en el mercado, o bien podemos recurrir a los helados caseros.

Hacer helado en casa es muy sencillo. Lo más cómodo es preparar la mezcla y luego mantecarla en una heladera. A falta de heladera, mantecaremos manualmente, removiendo bien la mezcla que tenemos en el congelado, cada 30 minutos, al menos 4 horas consecutivas.

Mantecar una mezcla para hacer helado es muy importante porque de lo contrario, la mezcla se quedará con cristales de hielo. Es muy importante el azúcar invertido para hacer helados caseros.

Postres helados

 

La mejor manera de presentar un postre helado es con nata montada. La nata montada la podemos preparar normal o podemos darle un toque diferente como por ejemplo añadiendo un poco de queso en crema.

El postre lo podemos preparar directamente en un bol o sobre una base de bizcocho.

En el centro siempre irá la bola o bolas de helados. El sabor del helado a poner dependerá de nuestros gustos. Un helado de vainilla, un helado de chocolate, un helado de fresa o cualquier otro sabor que se nos apetezca.

Para decorar podemos recurrir a los frutos secos variados, a las nueces peladas, o a los granillos de almendras tipo crocantis.

Serviremos siempre con unos hilos de sirope de caramelo, de sirope de chocolate, de sirope de fresas o el que más nos guste o tengamos en casa.

El postre lo podemos preparar sobre la marcha, porque al ser un postre helado y es de la manera que nos va a quedar perfecto, o podemos tener preparado las bolas en los cuencos individuales y guardados en el congelador, solo para terminar de decorar con la nata, los frutos secos y el sirope, en el momento de servir.

Y tú, ¿Te animas a preparar los postres helados?

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*