Tarta de queso y arándanos

La receta de hoy es bien sencilla. Una tarta de queso con base de galletas a la que le pusimos por encima gelatina de arándanos con arándanos frescos. Los arándanos los podemos poner enteros o picados, como más nos guste.

Una tarta muy sencilla que no requiere de horno. Una de las tartas más ricas para el verano porque bien fría, es una tarta muy refrescante y nada pesada.

Y tú, ¿Te animas con esta tarta de queso y arándanos? Pues toma nota que comenzamos.

Tarta de queso y arándanos

 

Tarta de queso y arándanos
Serves: 8
 
Ingredients
  • 500 ml de nata de montar
  • 200 0 250 gr de queso en crema
  • 200 gramos de galletas tipo maría
  • 100 gramos de mantequilla.
  • 100 gramos de azúcar glass
  • 1 sobre de gelatina de arándanos
  • 6 láminas de gelatina
  • Unos arándanos frescos
Instructions
  1. Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla a temperatura ambiente para que la mezcla se haga de manera rápida y fácil,
  2. Forramos la base de un molde de aro desmontable con las galletas que tenemos ligadas con la mantequilla. Presionamos bien y llevamos al frigorífico.
  3. Hidratamos las láminas de gelatina.
  4. Ponemos en un vaso un poco de nata, como 2 o 3 dedos de nata.
  5. Montamos el resto de la nata con el queso y el azúcar. Lo montamos con varillas eléctricas o robot de cocina.
  6. El vaso donde tenemos la nata, lo calentamos un poco en el microondas, lo justo para que esté calentito sin que llegue a hervir.
  7. Escurrimos bien las hojas de gelatina y las metemos en el vaso de la nata caliente. Mezclamos para que se diluyan bien las hojas de gelatina.
  8. Añadimos al bol donde tenemos la nata montada con el queso.
  9. Mezclamos bien y pasamos al molde donde tenemos la base de galletas.
  10. Repartimos bien y llevamos al frigorífico para que cuaje la tarta de queso.
  11. Cuando la tarta esté cuajada, haremos la parte de arriba, para ello ponemos en un cazo el agua que nos indique el sobre de la gelatina de arándanos y cuando esté hirviendo, añadimos el sobre de gelatina de arándanos. Diluimos bien y retiramos del fuego.
  12. Tenemos que dejar que esta gelatina de enfríe lo justo para que no esté caliente pero tampoco tiene que comenzar a cuajar, para ello removemos con unas varillas para que pierda el calor sin que solidifique.
  13. Añadimos los arándanos a la gelatina de arándanos.
  14. Cuando veamos que ya no está caliente, ponemos por encima a la tarta de queso todo el contenido.
  15. Llevamos de nuevo al frigorífico para que termine de cuajar la gelatina de arándanos.
  16. Desmoldamos el aro y servimos bien fría.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: