Consigue tu propio blog en "Cocina y recetas" Registro

Cover: Cómo cocinar sin morir en el intento

25oct 11

Cómo conseguir platos rebozados crujientes

Hay una cosa que me da mucha envidia cuando acudo a algunos restaurantes a comer: los rebozados. Muchas veces, me han dado ganas de levantarme de la mesa e ir a la cocina a preguntarle al cocinero cómo ha conseguido que, por ejemplo, mis tiras de pollo al limón estén tan crujientes.

Filetes de pescado rebozadosConseguir ese sonido al morder, con la textura adecuada, no es nada fácil, pero tampoco imposible. Tan solo hay que ponerse manos a la obra para cogerle el truco. A mí me ha costado, pero al final lo he conseguido y muchos de mis amigos me preguntan por mi truco personal. Sobre todo los que son padres, ya que los rebozados, además de que los alimentos duran más, son muy útiles para camuflar ciertas comidas que los niños, a primera vista, no comerían.

Así que aquí os traigo una serie de truquillos que he podido ir recopilando para que os salgan unos rebozados perfectos:

  • Lo primero de todo será evitar que los rebozados crujientes adquieran humedad y solo lo conseguiremos si seguimos dos trucos claves. El primero, cocinar con aceite abundante y muy caliente (180º aproximadamente, sin que llegue a salir humo de la sartén); el segundo, consumir el alimento rebozado inmediatamente para que no se ablande.
  • Es imprescindible rebozar el producto de uno a uno y freírlo a medida que lo vayamos rebozando. Si acumulamos demasiadas piezas rebozadas, se apelmazarán al humedecerse y el rebozado no quedará crujiente.
  • Una técnica tradicional es pasar la comida primero por harina, formando una capa seca, y luego rápidamente por el huevo batido y por el pan rallado. Así, evitaremos que el alimento se engrase demasiado.
  • Si rebozáis sólo con harina, para evitar que queden partes mojadas, lo mejor es que sequéis previamente la comida.
  • Para los alimentos pequeños, poned harina en una bolsa. Luego echáis la comida, cerráis la bolsa y la sacudís suavemente. Después, con cuidado, la echáis en la sartén.
  • Poner siempre la comida rebozada a escurrir sobre papel de cocina absorbente para eliminar el exceso de aceite.
  • Recordad que podéis usar otro tipo de harinas, como la de arroz o de maíz, e incluso el almidón. Son harinas bajas en proteínas y con ellas se consigue un rebozado aún más crujiente.

Etiquetas: , ,

4 comentarios

  1. Muchas gracias por este post,unos trucos que vienen genial para darle el toque perfecto.

    Responder
  2. […] fritos, así de sencillo. Pasados ligeramente por harina pero que los podemos hacer con un rico crujiente o rellenos si el tamaño del boquerón es […]

    Responder
  3. […] de las formas más ricas de cocinar el pescado es rebozándolo, sobre todo, para los más pequeños de la casa, a ellos les resultá más rico de esta forma. Y […]

    Responder

Deja un comentario

*

Acerca de Manuel Hernando

Mi galardón: Ayudante de Cocina

About

Cómo cocinar sin morir en el intento es el blog de Manuel, un espacio donde la cocina se convierte en un arte al alcance de todos. Aquí encontrarás recetas fáciles, sencillas y, sobre todo, sabrosas, que pueden prepararse en un abrir y cerrar de ojos y sin ningún tipo de dificultad. Con la ayuda de Manuel podrás convertirte en todo un chef. ¿Estás preparado para ponerte manos a la “cocina”? Sobre Manuel

Twitter