Consigue tu propio blog en "Cocina y recetas" Registro

Cover: Cómo cocinar sin morir en el intento

12nov 11

Cómo hacer caramelo líquido

Caramelo líquidoEl caramelo, como el chocolate, se usa para una gran cantidad de postres como, por ejemplo, para hacer flanes o para rellenar los crepes dulces, una buena alternativa para los no tan amantes del chocolate. Además, yo prefiero elaborar mi propio caramelo líquido ya que los que venden en el supermercado me parecen excesivamente dulces y, como apenas me lleva tiempo en la cocina, no me importa hacerlo. Atreveos vosotros también a elaborarlo en casa.

Antes de empezar, os voy a dar un consejo básico. Sé que puede resultar muy obvio pero no tanto para los novatos: no podéis usar cucharas de plástico para mover el caramelo o se derretirán. Lo ideal es una cuchara de metal con el mango de plástico para que os aísle del calor que cogerá el metal. ¿De acuerdo? Tampoco he puesto cantidades concretas porque todo depende para qué queréis hacer caramelo: no es lo mismo que lo queráis para rellenar las tortitas (que necesitaríais bastante) que para hacer flanes o como base para una tarta (que necesitaríais muy poco). Hay que verlo a ojo. Empezamos:

 Ingredientes

  1. Un limón
  2. Azúcar
  3. Agua

 

Preparación paso a paso

  1. Cortad un limón por la mitad y haced zumo con él. Luego poned en un cazo azúcar en función de la cantidad de caramelo que queráis hacer. Por cada 25 gramos de azúcar, echad, aproximadamente, una cucharada de agua fría. Para que el caramelo quede más líquido y pueda extenderse mejor, agregad un chorrito de zumo de limón sin pulpa.
  2. Poned el cazo a calentar y llevadlo a ebullición poco a poco, con el azúcar y el agua. Conseguiréis hacer un caramelo mucho más espeso e irá adquiriendo una tonalidad aún más oscura.
  3. Cuando el caramelo adquiera el color deseado (normalmente lo mejor es que sea un poco dorado, así no estará demasiado amargo), quitadlo y utilizadlo inmediatamente, antes de que se endurezca.
  4. Si se endurece, no pasa nada. Un truco para recuperarlo cuando lo vayáis a comer de nuevo es que agreguéis una cucharada de agua y volváis después a llevar la mezcla a ebullición suave.
  5. Este caramelo puede guardarse en el frigorífico y usarlo cuando queráis, ya que no debería volver a ponerse duro. Así lo podréis usar más veces.
  6. Para limpiar el caramelo endurecido o rebelde que normalmente suele quedar pegado al fondo de la cazuela, simplemente limpiadlo con un poco de agua caliente: poned un cazo con agua a calentar y luego echarlo en la cazuela a limpiar. Por muy duro que esté el caramelo, se limpiará. Tan solo tenéis que dejarlo un rato. No uséis nunca estropajo y jabón.

 

Tiempo de preparación: 5 minutos

Tiempo de cocción: 3 minutos

Dificultad: 1 de 5

Aquí os dejo un vídeo en el que podréis ver lo fácil que es hacer caramelo líquido y, además, sin cuchara:

Etiquetas: , ,

3 comentarios

  1. […] estado viendo estos días atrás diferentes platos de carne y pescado e incluso postres dulces bien ricos, pero hoy os voy a enseñar algo típico de Polonia, una guarnición de remolacha que […]

    Responder
  2. […] Para mí, el turrón de guirlache es algo así como el turrón auténtico. Existen múltiples variedades de turrones. Cada año los sacan de nuevos sabores, pero el original es este, hecho a base de almendra y caramelo. […]

    Responder
  3. […] receta de caramelo líquido va a cambiar vuestros desayunos para siempre. No sé a vosotros, pero a mí me encanta echar […]

    Responder

Deja un comentario

*

Acerca de Manuel Hernando

Mi galardón: Ayudante de Cocina

About

Cómo cocinar sin morir en el intento es el blog de Manuel, un espacio donde la cocina se convierte en un arte al alcance de todos. Aquí encontrarás recetas fáciles, sencillas y, sobre todo, sabrosas, que pueden prepararse en un abrir y cerrar de ojos y sin ningún tipo de dificultad. Con la ayuda de Manuel podrás convertirte en todo un chef. ¿Estás preparado para ponerte manos a la “cocina”? Sobre Manuel

Twitter