Merluza a la veracruzana y bandeja de frutas

El otro día vinieron unos amigos de muchísima confianza a cenar a casa. Digo lo de muchísima confianza porque si no, no se entiende que les diera un segundo plato improvisado, que es la receta que voy a contar ahora y que, por cierto, salió buenísima.

Pues el caso es que tenía previsto hacer de primero una crema de guisantes (receta de la Thermomix) y de segundo una merluza en salsa.

Normalmente intento preparar las cenas con la suficiente antelación para que a la hora de servir a la mesa los platos, no me tenga que meter más que lo justo en la cocina y así poder disfrutar de la visita.

Había pensado cocinar la merluza en una salsa que dejaría hecha por la mañana. Resulta que a la hora de hacer la salsa me di cuenta que la típica salsa de cebollita y guisantes no pegaba nada. Teníamos ya guisantes de primero.

¿Qué hacer? ¿Qué salsa podía cocinar que resistiera bien el paso de la jornada?

Estuve dándole vueltas a la cabeza y ojeando libros de cocina. En uno de ellos, de cocina mejicana, vi una receta con el bonito nombre de “róbalo a la veracruzana” que, con alguna modificación, encajaba estupendamente con los ingredientes que tenía por la nevera.

El róbalo, por lo visto, es lubina. La merluza, pescadilla, rape, e incluso la insulsa perca, encajan de miedo en esta receta.

En realidad se trata de hacer una salsa de tomate bastante sabrosa, con laurel y aceitunas y cocer en ella ligeramente el pescado. Yo simplifiqué la receta para adaptarla a lo que tenía a mano y resultó todo un éxito.

 

 

Merluza a la Veracruzana para 4 personas

 

8 -10  trozos de lomo de merluza sin piel ni espinas

½  cebolla grande

1 tarro de buena salsa de tomate

1 pimiento verde en trocitos ( yo puse ½ lata de fritada navarra de Mercadona)

1 puñado de aceitunas verdes deshuesadas

Aceite, sal y laurel.

Se pone a cocer la cebolla muy picada en el aceite. Se deja ablandar pero sin que llegue a dorarse. Se añade el tarro de tomate, la media lata de fritada navarra y el laurel. Se deja cocer para que se consuma el líquido y quede una salsa espesa. Se añaden las aceitunas y se reserva. Un poco antes de llevarlo a la mesa, se incorporan los trozos de pescado ligeramente salados y se deja que dé un hervor todo junto, No conviene que el pescado quede muy hecho.

Qué buena pinta, ¿verdad?

La cena resultó muy agradable y, como postre, nuestros amigos Mar y Javier tuvieron el detallazo de traernos una preciosa tarta de Oriol Balaguer (C/ Ortega y Gsset, 44) de vainilla frambuesa y rosas.

Pero aún hubo más. Se presentaron también con una enorme bandeja de fruta recién pelada, cortada y artísticamente dispuesta por Javier. El aspecto era espectacular y el sabor mejor. Nos pusimos como el Quico.

 

 

 

 

 

 

 

¿A que da gusto tener amigos así?

 

4 comentarios sobre:
“Merluza a la veracruzana y bandeja de frutas”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*