Tocinillo de cielo

Hacía mucho tiempo que no cocinaba esta receta y, la verdad es que casi ya no me acordaba de lo rica que sale.

El otro día vinieron a cenar a casa unos amigos y, aunque tenía claro que la cena había que terminarla con algo dulce, no me apetecía tirarme a la calle para comprar una tarta y estaba un poco vaga como para hacer yo algo complicado.

Se me ocurrió preparar un tocinillo de cielo con la receta de mi madre. Es un tocinillo un poco más ligero (¿Síii?) que el tradicional y muy fácil de hacer.

Además, esta receta me trae muy buenos recuerdos. Me acuerdo lo contentos que nos poníamos en casa cuando nos hacían este postre y los enormes trozos que nos servían y… ¡repetíamos!.  También me acuerdo de mi madre, que era muy golosa, rebañando los restos de caramelo de la fuente vacía cuando recogíamos la cocina…

Yo hago el tocinillo en una antediluviana  tartera que me regaló mi madre cuando me casé. Ella la había utilizado mientras la familia no era muy grande, pero en ese recipiente lo más que cabía era un tocinillo de 6 huevos y con eso no teníamos ni para empezar cuando la familia creció en número de personas y en edad de los comensales. Mi madre decidió pasarme el testigo para que yo empezara mi vida de casada haciendo tocinillos a diestro y siniestro, como mandaba la tradición. Es la típica fiambrera de aluminio con tapa, que viene muy bien para hacer cosas al baño maría. No sé qué vida llevaría anteriormente a que yo la recibiera, pero parece que estuvo en la guerra (¿de Cuba? ¿de Marruecos?) por la cantidad de abolladuras que tiene. Pese a todo yo la sigo usando porque hace su papel y a las cosas viejas que han cumplido con su cometido hay que cuidarlas.

No  es que haya hecho yo muchos tocinillos en mi vida, porque la familia que yo he formado no es tan golosa como la que formaron mis padres en su día, pero alguno sí ha caído y salen buenísimos.

La receta es muy sencilla: Por cada taza de agua, la misma cantidad de azucar y 3 huevos, uno de ellos sin clara. Fácil ¿eh?

Tocino de cielo para 6 personas

Ingredientes
  1. 2 tazas de te de agua
  2. 2 tazas de te de azúcar
  3. 4 huevos enteros
  4. 2 yemas de huevo
  5. un trozo de cáscara de limón (opcional)

 

Elaboración

  1. Se hace un almíbar ligero con el agua, el azúcar y la piel del limón.
  2. Cuando esté frío el almíbar, se saca el limón y se añaden los huevos, batiéndolo todo con la batidora.
  3. En un molde caramelizado, que pueda taparse, se introduce la mezcla y se cierra bien para que no le entre vapor mientras se cocina. Puede ponerse papel de aluminio sellando mejor la tapa.
  4. Se pone este molde en la olla a presión con un poco de agua en el fondo de forma que no repose el molde sobre el suelo de la olla.
  5. Se mantiene en la olla unos 20 minutos desde que empieza a salir el vapor.

Tiempo de preparación: 15 minuto(s)

Tiempo de cocción: 30 minuto(s)

Comensales: 6

Tiene muy buena pinta ¿verdad?. Pues estaba muy bueno. Lo acompañé con media manzana en compota por ración. Le daba un toque ácido que causaba la falsa impresión de aligerar un poco el plato. ¡Trucos!
Os enseño la famosa tartera.

3 comentarios sobre:
“Tocinillo de cielo”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*