Crema de calabaza

Ya hace tiempo que pasó Halloween, esa fiesta tan nuestra (!), aunque yo sigo encontrando calabazas estupendas en la frutería pese a que es más bien un fruto de otoño. Ahora, la verdad, es que hay de todo durante todo el año.

La crema de calabaza es un primer plato digestivo y económico que además está riquísima. Encima, si el frutero tiene ya bandejas de calabaza pelada -la piel de la calabaza es muy dura- pues el plato resulta rapidísimo de hacer.

La receta es muy sencilla. Para darle más cremosidad se le suelen poner unos quesitosa tipo MG o El Caserío así como nata líquida al final. Pueden utilizarse quesitos y nata líquida light para que la rica crema no aporte excesivas calorías a la dieta. Incluso así conserva su exquisito sabor.

Crema de calabaza

Ingredientes

  1. 1/2 cebolla
  2. 1 puerro (la parte blanca)
  3. 1 bandeja de rodajas de calabaza (aproximadamente 3/4 de kilo)
  4. 2 quesitos
  5. 1 litro de agua aproximadamente
  6. 1/2 pastilla de caldo de pollo
  7. 1 bote pequeño de nata líquida
  8. Un poco de aceite de oliva

Elaboración

  1. Se pone el aceite a calentar y se rehoga en él la cebolla y el puerro. Cuando empiecen a tomar color, se va echando la calabaza pelada y cortada en trozos.
  2. Se añade el agua, los quesitos y el medio cubito de caldo.
  3. Se deja cociendo una media hora en la olla.
  4. Cuando se enfríe un poco, se bate la crema con una batidora.
  5. Se rectifica de sal y, se añade la nata líquida, evitando ya que vuelva a hervir.

Tiempo de preparación: 5 minutos

Tiempo de cocción: 30 minutos

Comensales: 6

 

Puede echarse un chorrito de un aceite aromatizado -esta vez he usado uno de trufa- o un poquito de nata, para que haga bonito. Se sirve caliente o templada.

2 comentarios sobre:
“Crema de calabaza”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*