Pechugas de pollo al vino

La semana pasada me invitó a cenar a su casa mi prima María. También estaba invitada nuestra amiga común, Blanca.

Blanca y María son amigas desde el colegio y ambas son bastante más jóvenes que yo. Mi prima me presentó a Blanca en la época en la que mi marido trabajaba en Luxemburgo, donde por aquél entonces vivía ella. Me ayudó mucho tener alguien conocido allí e hizo que, en mis estancias en ese país, me sintiera más como en casa.

A partir de aquellos años, se estrecharon también los lazos de amistad que me unen a María. Es una chica estupenda. Siempre tan positiva y entretenida. Los primos, cuando éramos pequeños, la llamábamos María Feliz, para distinguirla de otras primas con el mismo nombre que hay en la familia. Con eso lo digo todo.

La cita de la semana pasada fue una “cena de chicas” en toda regla. Hacía mucho que no nos veíamos y teníamos mucho que parlotear. María se ofreció generosamente a cocinar para nosotras y, tras prometernos que no se iba a liar mucho con la cena, aceptamos la invitación.

Desde luego, no sé si María se lió o no se lió mucho en la cocina -ella jura que no-,  pero el resultado de sus labores culinarias fue estupendo.

Nos dio un pollo al vino buenísimo. Lo acompañó con un arroz basmati en su punto, suelto y sabroso.

Yo le pedí la receta, para ponerla en “De Fogones” y hace un par de días me la ha mandado.

La receta es muy sencilla ya que no lleva muchos ingredientes y que no requiere largos tiempos de elaboración. Yo creo que el secreto de que esta comida salga tan riquísima, es la calidad de los productos que en ella se utilizan.

La receta no tiene nada que ver con la del famoso coq au vin francés. Para mi gusto este último es mucho más complicado de cocinar, requiere muchísimos más ingredientes y, en cuanto a resultado, no tiene nada que envidiar.

A ver qué os parece.

Pechugas de pollo al vino

Ingredientes

  1. 2 pechugas enteras de pollo de corral
  2. 1 y 1/2 cebolla
  3. 1 vasito de un buen vino blanco o un jerez seco
  4. aceite y sal

Elaboración

  1. Se cortan las pechugas de pollo en trozos no muy pequeños y se salan.
  2. Se pone a rehogar la cebolla picada en un fondo de aceite, hasta que empiece a tomar color.
  3. Se rehogan igualmente los trozos de pollo. Cuando estén ligeramente dorados, se sacan.
  4. Se añade el vino y, si es preciso un poco de agua, y se deja que se reduzca la salsa. Aproximadamnete 10 min.
  5. Se pasa la salsa por el pasapurés y se vuelve a echar en la cazuela.
  6. Se agrega el pollo y se deja cocer todo junto como 5 minutos más.

Tiempo de preparación: 15 minutos

Tiempo de cocción: 30 minutos

Comensales: 4

Esta receta sale muy rica acompañada con arroz blanco tipo basmati o un arroz pilaf.

Nos divertimos mucho cenando y charlando antes y después de la cena. Los niños de María, estupendamente educados, ayudaron a su madre a atender a las invitadas.

2 comentarios sobre:
“Pechugas de pollo al vino”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*