Berenjenas rellenas

Yo he tenido dos abuelas. Por otra parte, ¡Vaya novedad!

La abuela Paz -la madre de mi padre- vivía en casa con nosotros y era la que normalmente se ocupaba de la cocina. Era muy buena cocinera, pero tenía que preparar cada día “rancho” para diez personas y no siempre de sus fogones salían delicatessen. Eso sí, bordaba los postres, las empanadas y las recetas asturianas: fabada, potaje, carne gobernada

La abuela Manolita -madre de mi madre- vivía en Gijón y la veíamos con menor frecuencia. Pudimos disfrutar menos de sus excelentes cualidades como cocinera. La recuerdo volviendo temprano de la plaza, con la compra de productos frescos para la comida del día y las flores. Arreglaba unos jarrones preciosos.

Pues bien, el recetario de mi abuela materna tenía unos platos riquísimos, elaborados con productos de temporada, sencillos, sanos y nutritivos: menestra, arroz con bonito, almejas, flamenquines… Pero sobre todo recuerdo  -porque también las hacía a veces mi madre, despertando gran entusiasmo entre la tropa- lo que mi abuela llamaba zapatillas.

Las zapatillas son unas berenjenas rellenas y al horno, y se llaman así porque el aspecto, después de cocinadas, recuerda al de una zapatilla ya deformada por el uso.


Berenjenas rellenas

Ingredientes

  1. 2 berenjenas grandes
  2. 1/2 cebolla
  3. 2 cucharadas rasas de harina
  4. leche (algo más de medio litro)
  5. 50 gr. de jamón picado
  6. pan rallado, aceite y sal
Elaboración

  1. Se enciende el horno a 170º
  2. Se pica la cebolla y en una sartén grande se pone a dorar a fuego suave.
  3. Se lavan las berenjenas, se parten a la mitad longitudinalmente y se van vaciando con cuidado de no romper la cáscara.
  4. A medida que vayamos sacando trozos de carne de la berenjena, la picamos en cuadritos y la echamos en la sartén junto a la cebolla.
  5. Se rehoga todo junto. Si es preciso se añade un poco más de aceite.
  6. Se agrega el harina y el jamón y se le da unas vueltas con la verdura.
  7. A continuación, se va echando la leche poco a poco, hasta que quede todo ligado en una besamel clarita.
  8. Se prueba y se sala.
  9. Con esta mezcla se rellenan las cáscaras de las berenjenas, que estarán colocadas en una fuente que se pueda meter al horno.
  10. Se pone un poco de pan rallado por encima y se mete a hornear, más o menos 3/4 de hora.
  11. Comprobad el punto de horneado (la pulpa pegada a la cáscara de las berenjenas debe quedar blandita) y sacar del horno.

Tiempo de preparación: 30 minutos

Tiempo de cocción: 45 minutos

Comensales: 4

Este plato puede hacerse también sustituyendo el jamón por carne picada, pollo, gambas o incluso una lata de bonito en aceite.
Se come con cuchara, raspando la pulpa de la berenjena, que ha quedado muy rica al asarse.
Mi tía Mª Eugenia me ha prometido que me va a pasar recetas de la abuela Manolita para que las vaya colgando en el blog.
Ya veréis qué buenas.
4 comentarios sobre:
“Berenjenas rellenas”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*