Restaurante Sport de Luarca

Se van pasando los días y veo que todavía tengo en el tintero -mejor sería decir en el i-phone- alguna que otra documentación gráfica de momentos estelares gastronómicos que han sucedido durante este verano.

No quiero dejar que pase un día más sin hacer un post sobre el restaurante Sport, de Luarca (calle Rivero, 8 Tfno: 685 641 078

El Sport es una clara referencia gastronómica del Occidente Astur.

El restaurante cuenta  ya con más de cincuenta años de existencia, -casi para sesenta, me puntualiza mi amigo Juan Carlos cuando le comento el texto que voy a publicar-. Cuesta creer que pase el tiempo tan deprisa y que el Sport, con una decoración impecable y una cocina siempre en constante evolución hacia las nuevas tendencias, sin olvidar sus orígenes, sea ya todo un elegante señor maduro, hablando en términos de “linea de tiempo humana”.

Sin apartarse demasiado del modelo de negocio legado por Pilar, madre de los actuales dueños: Mayte y Juan Carlos Menéndez, que fue quien comenzó a sacar adelante una casa de comidas, situada en un estratégico y bellísimo emplazamiento, que estaba especializada en excelentes guisos tradicionales de pescado, el Sport ofrece en la actualidad una cocina más variada y adaptada a las nuevas exigencias y gustos culinarios. Me consta, porque lo compruebo cada vez que tenemos la suerte de ir allí.

De los platos, ¿qué voy a decir? Se me cae la baba sólo de pensar lo rico que está todo, desde la sencilla empanada de merluza o las albóndigas de bonito a, por supuesto, los exquisitos percebes recién cocidos, los bogavantes o los espectaculares pescados más que frescos. Por algo los dueños poseen también una de las cetáreas más importantes de España.

Este verano Jose y yo hemos solucionado más de una y dos comidas tapeando en la terraza del Sport al volver de la playa y antes de ir para casa, donde nos daba un poco de pereza tener que preparar comida, poner la mesa, recoger… Vamos!, puritita vagancia.

Pues hemos comido unas cosas riquísimas y a unos precios muy razonables: tortilla de bacalao, albóndigas de bonito, tacos de solomillo o una ensalada de la casa (con queso de cabra,avellanas y cecina de León que estaba espectacular)…

Juan Carlos, siempre ameno, atento y cariñoso, nos solía sacar una prueba del guiso que se estaba cociendo en los fogones como entrada del menú del día. Ahí sí que se demuestra que la frase de  Mies Van der Rohe de “menos es más” es claramente aplicable.

Como de vinos tampoco andan mal surtidos en el restaurante, acompañar este súper-aperitivo con un buen verdejo o albariño, era toda una delicia. Otro día hablaremos más a fondo de sus postres  y de que en el Sport, por la noche, se sirven las mejores copas de todo Luarca. Para otra ocasión.

Aquí dejo una foto de la tortilla de bacalao y otra de la famosa ensalada.

Los percebes y el bogavante no los pongo para no herir susceptibilidades.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*