Tarta de piña

Cuando me dieron esta receta de tarta de piña, hace ya bastantes años, no podía creer que saliera bien, por lo sencillo que era todo el proceso. De hecho a la amiga que me la dio -una compañera de trabajo por aquél entonces, que no me pegaba a mí que supiera nada de cocina- impertinentemente le hice repetir varias veces el modus operandi porque no me fiaba ni un pelo de que saliera bien una tarta tan facilita.

Pues no solo sale muy bien, además es muy rápida de hacer y está buenísima.

Tarta de piña
Prep time: 
Total time: 
Serves: 8
 
Una receta de tarta que no necesita horno
Ingredients
  • 1 lata de medio kilo de piña en almíbar o al natural
  • medio litro de nata líquida para montar
  • un par de cucharadas de azúcar glass
  • 1 paquete de bizcochos de soletilla
Instructions
  1. En un recipiente de base plana (metálico, cristal o plástico) se colocan las rodajas de piña lo más artísticamente posible (esta será, al darle la vuelta al molde la parte de arriba de la tarta
  2. Se monta la nata y se le agregan las dos cucharadas de azúcar glass
  3. Se extiende la nata sobre la piña intentando que se cubran bien los agujeros
  4. En el jugo de la piña se van mojando los bizcochos y se colocan tapando la capa de nata
  5. Los bizcochos se empapan bien, una vez colocados, con el jugo restante
  6. Se tapa el recipiente con un film y se mete a la nevera, al menos unas seis horas
  7. Se da la vuelta al molde sobre una fuente con la superficie plana
  8. Se guarda en la nevera hasta la hora de tomarla

Eso sí, hay que tener en cuenta que hay que hacerla de un día para otro, porque necesita estar mucho tiempo en la nevera para que “frague”.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: