Restaurante Casa Mono, en Argüelles

Últimamente los viernes aprovecho para comer con alguno de mis hijos por el centro de Madrid. A ellos les suele venir bien ese día y a mí, comer con mis “niños”, me viene bien siempre. A veces, cuando sus ocupaciones se lo permiten, se agrega Jose, pero no fue el caso de la comida que hicimos Guille y yo el otro día.

Como Guillermo tenía laboratorio por la tarde y entraba bastante temprano, quedamos a comer en un restaurante que se encuentra muy cerca de su Escuela.

Comimos en Casa Mono(calle Tutor, 37 esquina Buen Suceso) que está en pleno Argüelles, al lado de El Corte Inglés.

Aunque al entrar el sitio no trasmite ninguna sensación especial, poco a poco su pulcritud, la atención de los camareros, la variedad de la carta y lo buena que está su comida, van compensando la falta de encanto de la que peca un poco la decoración.

Ofrecen un menú del día a 12€ que tenía muy buena pinta, aunque nosotros nos encaprichamos de un par de platos de la carta que optamos por pedir.

Para empezar compartimos unas croquetas. ¿Porqué siempre acabo pidiendo croquetas? ¡Mira que me gustan! Pues las susodichas croquetas estaban bien buenas.

Luego los dos pedimos lo mismo: huevos trufados con habitas tiernas y carrilleras en salsa de vino tinto.

El plato de huevos con habitas estaba impresionante. Digno de los mejores Zalacaínes.

Las carrilleras también estaban estupendamente cocinadas:tiernas, melosas, con una salsa muy bien trabada y con unas patatas de acompañamiento riquísimas: como las patatas de luxe de McDonalds, pero en “bien hechas”.

Como teníamos que salir pitando para cumplir otras obligaciones, no tomamos de postre más que un café: (snif!)

Al final salimos a 20€  por persona. Me parece un precio bastante razonable para lo buena que estaba la comida.

Ah!, me llamó también la atención, cuando pasé al lavabo antes de irnos, lo limpio, moderno, bien atendido e iluminado que estaba. Me llamó la atención porque, desgraciadamente, en España,  los lavabos suelen dejar bastante que desear  en cuanto a higiene e iluminación.

En definitiva, Casa Mono es un sitio de diario muy recomendable si andas por la zona y no te invita a comer a Liria la Duquesa de Alba.

Cuando salí de Casa Mono, me acerqué andando hasta la casa de Ignacio, donde mi hijo me invitó a un café y estuvimos charlando un ratito. Vamos, una comida con sobremesa de lo más apetecible

 

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*