Restaurante Casa Consuelo

Si tenéis la suerte de andar por el Occidente Astur -la zona de Luarca, para aclararnos- no podéis dejar pasar el hacer una comida o una cena en Casa Consuelo.

Para mí este restaurante es todo un símbolo de lo que considero comer bien: excelente materia prima -que va desde los mejores mariscos a las humildes pero magníficas verduras- y una cocina tradicional, sencilla y altamente profesional.

Casa Consuelo empezó como un modesto restaurante de carretera allá por 1935 donde el matrimonio formado por Consuelo López y Ramón García se afanaban para dar la mejor comida tradicional asturianas y marinera. Este restaurante (de esos que siempre tenían muchos camiones aparcados delante, seña inequívoca de que allí se servían buenas comidas a precios razonables), se fue convirtiendo con el paso de los años en el mejor restaurante de la zona. Y es una zona donde hay mucho y bueno para darse homenajes: El Sport, La Farola, El Barómetro, son restaurantes de los que ya he ido hablando en “de fogones y hombres” y que me encantan, cada uno con sus especialidades y sus diferencias de ambientes.

Casa Consuelo queda un poco alejado del pintoresco casco urbano de Luarca, en la cercana población de Otur, en plena carretera general. Eso no impide que los “locales” acudan ex-profeso y que cuente, además, con una clientela fiel compuesta por multitud de personas que realizan habitual o esporádicamente el camino entre Asturias y Galicia. Es frecuente ver los domingos cenando allí a chavalines trajeados y encorbatados que vienen de arbitrar un partido de fútbol en El Molinón o a  jugadores del Depor que vuelven hacia Coruña.

Mentiría si digo que recuerdo Casa Consuelo desde mi niñez. En mi familia entonces no ataban precisamente los perros con longanizas y no sé si hemos ido a comer allí de niños una, o ninguna vez, pero tengo amigos de mi quinta que recuerdan los arroces que encargaban sus padres los domingos para tomar cuando volvían a medio día de la preciosa y cercana playa de Otur.

Bueno, vamos ya a entrar en materia.

No voy a decir que no me encante empezar una buena comida con unos percebes recién cocidos, pero a mí personalmente lo que más me gusta de Casa Consuelo son sus platos elaborados: el excelente toque de Mari, la jefa de los fogones.

Son famosos sus platos asturianos de cuchara: fabada, pote, verdinas con marisco… Indescriptible el salpicón de marisco y los escabeches de verduras

Otro clásico es el entrecot al cabrales, de carne exquisita, suave salsa de queso de cabrales y servido con unas patatas fritas que da gloria comerlas.

De los numerosos revueltos. para qué contar. A mí me gusta mucho el clásico de espinacas y langostinos.

No sé por dónde seguir, ya estoy salivando al pensar en todo lo que se me está quedando en el tintero (panaché de verduras, cola de merluza a la plancha, calamares en su tinta, almejas a la marinera…) Además, todos estos platos están servidos en unas cantidades más que generosas y con sus correspondientes acompañamientos (arroces, patatas -hervidas o fritas- o ensaladas)

 

En Casa Consuelo cuidan mucho la calidad de los productos pero también el no pasarse con el precio. El menú del día está al mejor de los niveles y por unos 12€ comes de no creerlo. Mis hijos y sus amigos, cuando van por Luarca se dan el gustazo de comer un menú de Consuelo y vienen encantados y hasta las cejas de fabada o de cachopo.

De la impresionante bodega que tienen  no voy a hablar porque ni entiendo de vinos ni ya me cabe tanta alabanza en este post. Lo que sé es que, la carta de vinos es amplia y escogida y que, en mesa, los camareros asesoran muy profesionalmente si hiciera falta.

No puedo dejar de mencionar los postres. Hay muchos y muy ricos todos aunque mis favoritos son el arroz con leche y el helado de turrón. Impresionantes.

Casa Consuelo ha sido galardonada numerosas veces (faba de oro, urogallo de bronce) pero en 2009 los hermanos García López recogieron orgullosamente la Medalla de Plata del Principado de Asturias como reconocimiento a toda una trayectoria profesional.

Bueno, pues si tenéis la suerte de ir por la zona, tomad unas almejas a la marinera o un rollo de bonito a mi salud. Ya veréis qué riquísimo todo.

 

 

2 comentarios sobre:
“Restaurante Casa Consuelo”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*