Bombones de jamón queso y dátil

Lo de bombones es un decir. Estos bocaditos que están riquísimos para aperitivos no llevan ni una gota de chocolate. La receta me la dio mi hermana Eugenia, ella los llama bombones y se molesta en prepararárnoslos  de vez en cuando. y ¿quién soy yo para llevarle la contraria? No vaya a ser que se mosquee y no nos los prepare más veces.

La receta es muy sencilla aunque hay que ser un poco primoroso para dar la forma a los bombones y que queden con el aspecto más regular posible, que no es fácil ¿eh?.

Se bate con una minipimer una tarrrina de queso Philadelphia a las finas hierbas con 7 dátiles sin hueso. Queda una pasta bastante densa que se mete a enfriar en la nevera para que sea más fácil darle forma.

Lo demás es coser y cantar. Sobre una mesa se extienden lonchas muy finitas de jamón serrano (cuanto más ibérico y de bellota, mejor). Con una caja de Philadelphia salen como unos 15 bomboncitos. Sobre cada loncha se pone una pequeña porción de la pasta de queso y dátiles. Luego, con mucho cuidado se hace una especie de envoltorio con el jamón de forma que quede como un pequeño paquetito.

Pues ya está. No los hagáis muy grandes que se trata de que de un tamaño más bien pequeños, que se puedan comer de un bocado y que no se organice uno en la boca un atascaburras que no se pueda tragar. Acoedáos que el jamón, para eso es muy puñetero.

Bueno, pues con estas consideraciones para evitar maniobras   de Heimlich  en las reuniones familiares o de amigos, os aconsejo probar a hacer estareceta. Están buenísimos y es de lo primero que vuela.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*