Restaurante Tampu. Comida peruana creativa en Prosperidad

tampu1

 

 

 

 

 

 

Nunca he estado en Perú -y me gustaría- pero como parece que ahora la cocina peruana está de moda en todo el mundo mundial, proliferan por aquí los restaurantes peruanos en los que podemos disfrutar de una gastronomía variada, original y sabrosa sin necesidad de cruzar el charco.

En Madrid hay restaurantes peruanos de todos los precios y categorías. El top, top es Astrid y Gastón, donde el afamado chef Gastón Acurio, galardonado con el Global Gastronomy Award 2013 – el Nobel de la gastronomía-, hace las delicias de los comensales que emocionados descubren una cocina creativa, que recoge la mejor tradición peruana. Debo reconocer que a mí ese restaurante me gustó muchísimo pero quedé tan perjudicada con el pisco sour que me  en tomé con el estómago vacío, que no fui capaz ni de sacar una foto ni de tomar una nota para hacer el post para De Fogones y Hombres. ¡Profesionalidad de pacotilla la mía!

Lo de “top”, claro está, se entiende también en precio y, cenar en Astrid y Gastón, no viene siendo, lo que se dice, barato. También en Madrid tenemos, por citar algunos restaurantes peruanos, Tanta, Virú, El Inca y La Panamericana, con lo que podemos darnos el capricho de una buena comida de Perú, adaptada al presupuesto de cada cual.

 

Ya he estado varias veces en el Restaurante Tampu (Suero de Quiñones, 3) desde que lo descubrimos este verano. La cocina de Tampu -que creo que significa “posada” en quechua-, es de una originalidad y una calidad que merece la pena conocerse.

Sólo con leer la carta, uno ya se da cuenta de que en los fogones de Tampu hay una mano con mucha profesionalidad y mucho arte. El Chef de Tampu es Miguel Angel Valdiviezo

que se ha establecido recientemente en Madrid y que en Tampu nos regala con sus creaciones inspiradas en la cocina tradicional y autóctona peruana, platos originales y frescos.

El local donde se ubica en restaurante Tampu es simplemente correcto: un par de salas sencillamente decoradas y una barra en una de ellas. Uno se olvida enseguida de detalles decorativos cuando empieza a navegar por los sugerentes nombre de los platos de la carta con un pisco sour -perfecto en cantidad y calidad-, en la mano. Si es que no escarmiento.

En Tampu  la encantadora maitre Melina Salinas se encarga de guiar a los clientes por los vericuetos de la carta con amabilidad y profesionalidad.

La carta de Tampu contempla la posibilidad de pedir diversos bocaditos de ración que, a un precio muy aceptable, permiten al cliente organizar una comida o cena de picoteo al más alto nivel culinario. Están muy ricas las croquetas líquidas de ají de pollo con queso serrano y coulis de aceituna , los bocaditos de rocoto rellenos de ternera, la bombita de arroz con patoEl mejillón ñay lamp, bañado con salsa blanca de vieiras, con un granizado de menta y ají limón y unos hilos de crujiente de camote, está para perder el sentido. Nunca un sencillo mejillón mereció tanto mimo. Como también los tienen por unidades, hay que contenerse para no cenar sólo a base de mejillones.

 

Tempu1

 

 

 

 

 

 

 

Ya en plan raciones, las causas de Tampu están muy bien hecha y muy artísticamente presentadas. A mí me gusta mucho cualquier puré de patata y no suelo poner pegas a ningún tipo de causa peruana (especie de pastel de puré de patata con algo de ensalada, mayonesa y pescado o pollo). Las causas de Tampu están que se salen, presentadas en crujientes de diferentes tipos de maíz que resultan riquísimos

Lo mismo digo de los ceviches. El tradicional, de corvina está muy logrado y en la carta ofrecen un par de posibilidades más para un segundo plato ligero y fresco.

 

Tempu3

 

 

 

 

 

 

También tomamos un lomo salteado, exquisito, como comida contundente para los más comilones.

Tras tanta maravilla conviene reservar un hueco para unos postres espectaculares. El castillo de chocolate con ceviche de fresas es una delicia de temporada. Para los más arriesgados recomiendo probar el cremoso de guanábana con gelatina de chicha morada o el bavaroise de quinua con espuma de manzana. Ambos muy buenos y nada empalagosos.

Sólo una recomendación más: Hay que ir a Tampu ahora porque, a nada que Valdiviezo haga medianamente bien sus deberes de marketing, comer sus creaciones puede ponerse a niveles  de precios increíbles. Mucha suerte a todos.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*