Restaurante Arcadas da capela en la Quinta das Lágrimas, Coimbra

Coimbra3

 

 

 

 

 

 

No me gusta dejar pasar mucho tiempo desde que como  en un restaurante y escribo para el blog la crítica de esa comida. Me encuentro que tengo que echar mano de mi maltrecha memoria, las fotos y las notas que a veces voy tomando, para lograr  dar una opinión sobre el restaurante. Intento mantener la disciplina de escribir los post casi a las pocas horas de haber estado en el restaurante, porque me conozco.

Han pasado ya bastantes días desde que estuve de turismo por Portugal y tenía pendiente hablar de una cena espectacular con que nos homenajeamos en el restaurante de la Quinta das Lágrimas, en Coimbra.

 

 

 

El Hotel  Quinta das Lagrimas es soberbio. Situado en un palacio del siglo XVIII, rodeado por un parque impresionante en el que crecen araucarias y sequoyas centenarias y que alberga las ruinas de una iglesia, una fuente donde se cuenta que se encontraban los amantes Dña. Inés de Castro y D. Pedro de Portugal, cuyo atormentado amor dio pie a novelas, obras de teatro y hasta películas de cine.

Parece ser que la pareja, protagonista de una bella historia de amor, con final truculento, se encontraba en los alrededores de la Quinta y en cerca de su estanque apareció muerta Dña. Inés.

El Hotel está perfectamente rehabilitado y adaptado a las demandas más exigentes de tecnología, zona de spa, gimnasios… Con respeto por el pasado y buen gusto que permite encajar perfectamente las modernas líneas de sus ampliaciones con el encanto del edificio anterior.

Además, el hotel cuenta con un restaurante digno de la categoría de La Quinta das Lagrimas: el Restaurante Arcadas da Capela, donde el chef  Albano Lourenço, galardonado con una estrella  Michelin, hace las delicias de quien tiene la oportunidad -y el dinero-, para visitar su restaurante.

Como no podía ser menos, cenamos espléndidamente en el restaurante del Chef Lourenço. Empezamos por unos aperitivos en los que la mano de un buen cocinero se dejaba notar al aunar, platos sencillos de la cocina tradicional portuguesa con técnica y presentación ultramodernas  (crema de calabaza, croquetas de caza, bocado de bacalao con remolacha, empanadillas de morcilla… Probamos también una ensalada de bogavante (muy rica, pero eso no tiene mucho mérito), un pato con salsa de Oporto y aceitunas negras (espectacular) y, como guiño a la cocina de la zona de Coimbra, cuya especialidad es el leiton -cochinillo- , una sinfonía de leiton con salsa de naranja que era todo un manjar. Como entre Almudena,Cristina, Mario y yo, nos estuvimos pasando porciones de los platos para para al menos poder probar cada uno un poquito de la comida de los otros -se nos nota muchísimo lo de ser de familia numerosa-, también puedo dar fe de que el lomo de mero en lecho de lechuga y tinta de calamar estaba superior.

 

 

Coimbra2

 

 

 

 

 

 

 

La comida estuvo acompañada por un Oporto blanco coupage de Cabernet, Maria Gomes y Chardonais que estaba fantástico.

Los postres, también tenían muy buena pinta aunque parecían en carta muy elaborados y nos decantamos por unos helados.

El precio del restaurante -algo más que 70 €, each-, bastante carete, aunque hay que tener en cuenta que los caprichos se pagan y que el servicio, la cocina y la bodega del Restaurante Arcadas da Capela, es toda una experiencia sensorial y cultural.

 

Si hay que romper la hucha para  a la Quinta das Lagrimas, también recomiendo hacer un pequeño esfuerzo más y cenar en Arcadas da Capela. Lo recordareis como lo recuerdo yo como una experiencia muy satisfactoria.

Coimbra1

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*