Pastelería Cabo Busto

pasteles

 

 

 

 

 

 

Pues resulta que el bonito pueblo de Busto, donde se encuentra uno de los cabos más espectaculares del Cantábrico, alberga ahora otro tesoro más y un nuevo motivo para dar un paseo por sus alrededores. El joven pastelero, Jhonatan González Ovalle, se ha decidido a volar por libre  y se ha instalado en Busto, donde, como en un cuento de hadas, ha abierto su casita de chocolate.

 

No es de chocolate precisamente la pintoresca casita de aldea donde Jhonatan ha montado su obrador de pastelería, pero, como si de un cuento se tratara, allí se convierten las mejores materias primas, en deliciosos pasteles y sofisticadas tartas.


Es una muy buena noticia porque, Ovalle, lo borda. No en vano ha aprendido el oficio trabajado en magníficas pastelerías como Pomme Sucre de Gijón y de Madrid, donde tuvo incluso la ocasión de participar activamente en Madrid Fusión, representando a Asturias.

 

La noticia me la comentó Paloma, una amiga de mi hermana Fernanda, conocedora de la pasión que sentimos las Sánchez por la comida, en general y por el dulce, en particular.

 

Así, que se me iba echando encima la fecha de volver a Madrid y no quería irme sin aprobar esta asignatura pendiente.

Me presente en Busto el pasado domingo, dispuesta a llevarme una bandeja de pasteles y todo lo que se terciara.

jhonatan, un jovencísimo cocinero, muy amable, preparado e ilusionado, me explicó la composición de alguno de los pasteles y de unas tartas.

 

 

pasteles2

 

 

 

 

 

 

 

Me ha llamado mucho la atención el pastel de manzana, un milhojas con manzana, crema, compota y gelatina de sidra que estaba muy logrado y que puede prepararse en formato tarta. También estaba buenísimo un pastelito de crema de arroz con leche, en el que se distinguían los sabores de un arroz con leche, aromatizado con limón y canela y hasta el punto del tostado del azúcar.

Estaba estupendo el tiramisú, el pañuelo de chocolate blanco, el cheesecake con arándanos de verdad, la mousse de cereza…

De bollería tuve la suerte de probar unas caracolas muy ricas y originales -de chocolate y naranja, unas y de crema y manzana las otras-, y un croissat relleno de mazapán, digno de la mejor croissanterie  parisina.

La verdad, es que el hojaldre le sale estupendo.

 

Jhonatan tiene una tarta deliciosa que es todo un homenaje a Asturias. Se trata de un cuerpo muy ligero confeccionado con avellanas y manzana, que va espolvoreado de azúcar glass, en la que puede verse la silueta de la Cruz de La Victoria.

 

Esperemos que este dulce se convierta, como la tarta de Santiago lo es de Galicia, en todo un dulce símbolo de Asturias.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*