Croquetas cremosas de gambas al ajillo

 

croquetas1

 

 

 

 

 

 

 

Estas croqueta de gambas al ajillo resultan muy sabrosas e ideales para aperitivos.

 

La verdad es que se pueden hacer croquetas de casi todo. Es una forma muy sencilla de aprovechar restos y de que una punta de jamón, un poco de carne de cocido o unas cuantas gambas, basten para hacer  un segundo plato par toda una familia.

María Jesús, mi suegra, hace unas croquetas riquísimas, desde las clásicas de jamón a las más sofisticadas de boletus o de carabineros.

Sería siguiendo su línea imaginativa cuando se me ocurrió que las croquetas de gambas a ajillo tenían que estar muy buenas. La verdad es que sí. Estas croquetas tienen todo el sabor de las gambas al ajillo, con su punto de picante. Están riquísimas. Además, el poquito de gelatina que les pongo, hacen que se puedan trabajar fácilmente y que, sin embargo, al freírlas, resulten de lo más cremosas por dentro.

 

Seguro que si os animáis a hacerlas, os encantarán.No conozco a nadie a quien no le gusten las croquetas. Tan sólo tienen una pega: que engordan.

 

 

Croquetas cremosas de gambas al ajillo
Cuisine: imaginativa
Serves: 8-10
 
Ingredients
  • ½ kg. de langostinos crudos o de gambas
  • 3-4 dientes de ajo
  • 3-4 guindillas
  • 1 hoja de gelatina sin sabor
  • un vasito de leche para desleir la gelatina
  • ½ litro de leche para la besamel
  • 3-4 cucharadas soperas de harina
  • un vasito de aceite
  • 2 o 3 huevos batidos para formar las croquetas
  • harina y pan rallado para formar las croquetas
  • ½ litro de aceite para freír las croquetas
  • sal
Instructions
  1. Se pone a deshacer la gelatina en un poco de leche fría.
  2. Se pelan los langostinos o las gambas,guardando las cabezas.
  3. En una sartén grande se rehogan las cabezas de los langostinos hasta que cambien de color, apretando con un tenedor para que suelten todo el jugo y se desechan.
  4. En la misma sartén se agregan los cuerpos de los langostino, los ajos laminados y las guindillas. Se rehoga todo a fuego vivo.
  5. Cuando esté, se separan las guindillas y se pica el resto muy menudo. Se reserva.
  6. Se vuelve a poner la sartén al fuego para hacer la besamel.
  7. Se pone algo más de aceite y se van echando el harina, revolviendo continuamente para que nos se hagan grumos.
  8. Se va añadiendo la leche poco a poco y, cuando ya está la mezcla de la consistencia deseada, se agrega el picado de langostinos y ajos.
  9. Se sigue revolviendo para que ligue todo junto y se añade la leche con la gelatina disuelta. Se sigue revolviendo un poco más y se prueba para ver si está a punto de sal y de picante.
  10. Se separa del fuego y se deja reposar mientras enfría. Mejor, de un día para otro.
  11. Al día siguiente se forman las croquetas haciendo bolitas con la besamel, que se pasaran por harina, huevo batido y pan rallado.
  12. Se fríen en abundante aceite.
  13. Estas croquetas están más ricas recién hechas.

 

croquetas2

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: