Taberna El Cachivache. De tapas por Serrano

Habitas

 

Ya al final de Serrano, hacia donde esta calle pierde la tontería y se convierte en una calle más del Madrid cotidiano, se encuentra la Taberna ElCachivache (Serrano, 221)

El local de este restaurante/taberna/bar de tapas, es agradable y decorado con sencillez no exenta de gusto. Los camareros son súper eficientes: se dan mil y un paseos de arriba a abajo del bar -tiene una distribución un tanto peculiar- y tardan muy poco en atender las mesas. Estuve con un grupo de amigos comiendo en plan picoteo este fin de semana y la visita al Cachivache cumplió sobradamente lo que de este restaurante, se esperaba: comer rico, original y variado. Como hay gente pa tó y en un grupo grande siempre hay tiquismiquis, sanolépticos y tragones, hay que elegir muy bien que el restaurante al que se vaya tenga una amplia oferta gastronómica. El Cachivache tiene, además, una muy buena relación calidad/precio. Todos contentos.

Entre las cosas que probamos recuerdo una coca de trampó y queso de cabra, con unas verduras muy ricas y una base hojaldrada muy fina y bien hecha; unas habitas con virutas de jamón y huevo de granja, también muy ricas; un tartar de atún; una tosta de roastbeef, muy british, con su rúcula a toneladas y una salsa César, cuyo aroma de anchoas sienta muy bien a la mezcla; unas croquetas con leche fresca muy cremosas…

 

Cachivache

 

La verdad es que no había nada malo. Además, la carta del Cachivache cuenta con pesos más pesados como son son el jarrete de cordero, el lomo de buey troceado, el risoto de gambones los coquelets o una buenísima hamburguesa con toda su p , o, a diario, el guiso del día. Por un precio de alrededor de 10 € puedes degustar una verdadera obra maestra de los fogones de Javier Aparicio.

No he hablado de su bodega porque no entiendo y no me quiero meter en esos jardines, pero me dio la impresión de que tenían una oferta razonable y meditada de vinos.

 

El Cachivache es una buenísima opción tanto para comer como para tapear, en familia, en grupo o uno mismo, en Madrid. Un nuevo ejemplo de que la calidad y los precios ajustados no tienen porqué ir reñidas.

 

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*