Categoría Costumbres alimenticias

Palmeritas de jamón y queso

Si quieres quedar muy bien, dándole un toque casero al aperitivo que sirvas antes de una cena de amigos, un té o una merienda de niños, prueba a hacer estas palmeritas saladas. Son muy fáciles, rápidas, y están riquísimas. Sólo necesitarás una plancha de hojaldre, un paquete de lonchas de queso manchego y otro paquete de jamón de york. Ya verás qué buenas. Print Palmeritas de jamón y queso Recipe

Continúa leyendo

Alabaster un restaurante gallego poco típico

Hace tiempo que tengo a De Fogones y Hombres un poco descuidado: otras actividades, no más queridas pero sí más urgentes, me han robado el tiempo necesario para ponerme a escribir con el cuidado que se merecen temas tan serios como los relacionados con comer rico de una forma original, nutritiva, económica y divertida, que son los parámetros por los que suelo medir las recetas o restaurantes que suelo subir

Continúa leyendo

Polvorones

Me traslada a la infancia el recordar los polvorones que preparaba por Navidad la abuela Paz. Mi abuela, que era una gran repostera, también hacía en estas fechas navideñas mazapán, bolitas de coco, yemas, compota, peras al vino…La verdad es que la abuela era una cocinera excelente y nosotros unos tragaldabas de cuidado. Una cosa que siempre me maravilló -cuando tuve edad de procesarlo- era que mi abuela trabajaba en

Continúa leyendo

Tahona da Herminia, “especialidade en doces hebreos”

He pasado un fin de semana en Valeixe (Pontevedra), en una casa preciosa que tiene allí mi amiga Susana. Fuimos en plan escapada de chicas y nos dedicamos principalmente a charlar -con las chicas, ya se sabe-, hacer excursiones, zampar, beber, reírnos y pasarlo muy bien. El tiempo acompañó y pudimos comer en el delicioso jardín de la casa que lucía ya los primeros rojizos otoñales, bajo una exuberante camelia.

Continúa leyendo

Bar La Casona, en Belén de la montaña

Parece mentira cómo han cambiado las cosas en cuarenta años de nada… No hace tanto tiempo, o al menos a mí así se me figura, que en todas las aldeas asturianas había una tienda que hacía las veces de bar, estanco, ultramarinos, mercería, droguería, ferretería y club social para los vecinos del lugar. Y, además, cocinaban. En todas esas tiendecitas de aldea lo mismo vendían un mango de madera para

Continúa leyendo