Categoría Críticas gastronómias

Home Bakery, en Las Tablas: panadería y algo más

                                  Da gusto hablar de establecimientos como Home Bakery  en el moderno barrio de Las Tablas ( Viloria de la Rioja semiesquina C/ Hontanas, junto a la iglesia ). Esta coqueta panadería, que a mí me recuerda a la que tenía Meryl Streep en la película “No es tan fácil”, es mucho más que

Continúa leyendo

Alabaster un restaurante gallego poco típico

Hace tiempo que tengo a De Fogones y Hombres un poco descuidado: otras actividades, no más queridas pero sí más urgentes, me han robado el tiempo necesario para ponerme a escribir con el cuidado que se merecen temas tan serios como los relacionados con comer rico de una forma original, nutritiva, económica y divertida, que son los parámetros por los que suelo medir las recetas o restaurantes que suelo subir

Continúa leyendo

Restaurante Nimú bistró, en el número 31 de la calle Goya

Da gusto hacer posts así: la comida que disfruté el otro día en el Restaurante Nimú, fue una experiecia a la que no puedo poner ninguna pega. Hacía tiempo que quería pasar por el recientemente renovado restaurante del Hotel Adler, Nimú Bistró (Goya, 31) Y el restaurante me gustó muchísimo. Aunque a primera vista, la decoración parece un tanto clásica, la verdad es que la reforma ha logrado crear un

Continúa leyendo

Restaurante La Panamericana

Ya había hablado aquí en otra ocasión  del restaurante La Panamericana  (Antonio Pérez, 26). Saltándome la costumbre de no repetir sitio, que parecería que me esponsorizan y, ojalá, no es el caso, voy a comentar la cena que tuvimos allí el otro días. No sólo lo pasamos estupendamente -cosa nuestra- sino que cenamos -cosa del restaurante- de maravilla. Resulta que el listo de mi hijo Ignacio decidió hacer en su

Continúa leyendo

Tahona da Herminia, “especialidade en doces hebreos”

He pasado un fin de semana en Valeixe (Pontevedra), en una casa preciosa que tiene allí mi amiga Susana. Fuimos en plan escapada de chicas y nos dedicamos principalmente a charlar -con las chicas, ya se sabe-, hacer excursiones, zampar, beber, reírnos y pasarlo muy bien. El tiempo acompañó y pudimos comer en el delicioso jardín de la casa que lucía ya los primeros rojizos otoñales, bajo una exuberante camelia.

Continúa leyendo