Categoría Críticas gastronómias

Bar La Casona, en Belén de la montaña

Parece mentira cómo han cambiado las cosas en cuarenta años de nada… No hace tanto tiempo, o al menos a mí así se me figura, que en todas las aldeas asturianas había una tienda que hacía las veces de bar, estanco, ultramarinos, mercería, droguería, ferretería y club social para los vecinos del lugar. Y, además, cocinaban. En todas esas tiendecitas de aldea lo mismo vendían un mango de madera para

Continúa leyendo

Restaurante Zara: El mejor sabor de Cuba en la Gran Vía Madrileña

Mi amiga Vicky es cubana. Bueno, en realidad es estadounidense pero nació en La Habana  y tuvo que salir de su tierra con sus padres y hermanos cuando a Fidel se le ocurrió hacer “la gracia” y empezar a despojar de sus bienes a un montón de personas que trabajaban y vivían en la isla y que tuvieron que salir con lo puesto para salvar sus vidas. Todos los cubanos

Continúa leyendo

Osteria dei Vespri en Palermo

Parecerá que hablar aquí de restaurantes en Palermo es, cuando menos, un poco snob. Pues resulta que, por obra y gracia de Ryanair, Palermo está ahora tan accesible, o más, que muchas ciudades europeas. Y, francamente, una escapada a Sicilia es de lo más refrescante, desde el punto de vista del cambio total de aires y de mentalidad. Hace unos días estuve allí con mis hermanas y nuestra amiga Vicky,

Continúa leyendo

Restaurante Viridiana

El Restaurante Viridiana (Juan de Mena,14) es todo un clásico de la buena restauración madrileña. Viridiana lleva la friolera de treinta y siete años en servicio -veinte de ellos en el mismo local de la calle Juan de Mena, cercana al Retiro-. Este restaurante ha sido considerado unos de los diez mejores bistrot del mundo nada menos que por el Herald Tribune. No conozco sus compañeros de ranking pero, en

Continúa leyendo

Bizcocho de zanahoria

Me encantan los bizcochos y suelo hacer uno a la semana. Tomar Una rodaja de bizcocho casero es una forma sana y riquísima de desayunar o merendar. En las familias con niño, debería casi ser una obligación para las madres el hacer el bizcocho en casa, evitando así el uso y abuso de la bollería industrial. En las casas en las que no hay niños, como es ahora mi caso, lo

Continúa leyendo