Vi Cool by Sergi Arola; tradición moderna

Con menos de dos meses de vida, este nuevo restaurante del dos estrellas Michelín Sergi Arola, ya presume de haberse convertido en unos de los lugares más “cool”, como su propio nombre indica, de la capital. Se trata del segundo Vi cool del prestigioso chef, que inauguró el ubicado en Roses (Costa Brava) hace cuatro años.

¿La filosofía de Vi cool? Crear un espacio desenfadado donde los comensales se sientan como en casa y puedan disfrutar de platos tradicionales preparados de acuerdo con la cocina moderna. Comida sencilla pero original. ¿Un reto? Ya veréis que es posible. El vino, imprescindible en cada una de sus mesas.

¿El significado de su extraño nombre? Como indican en su web, el nombre de “Vi cool” nace de la unión de la primera sílaba de la palabra “vino”, y del deseo de ofrecer un ambiente relajado, familiar, contemopráneo… En definitiva, muy “cool”.

¿Su secreto? La experiencia y la supervisión de Sergi Arola, un grande de la gastronomía mundial, añadidas al esfuerzo de todo su equipo. Este chef se caracteriza por conocer a la perfección los productos tradicionales de nuestro país y por cocinarlos siempre con mimo y cuidado. Cualquiera puede cocinar, claro que sí; pero no cualquiera puede cocinar de forma extraordinaria. El secreto está en saber combinar los diferentes ingredientes, texturas y sabores en la proporción adecuada, y darles el toque justo a cada uno de ellos. Sergi Arola sabe cocinar; sabe cocinar de forma extraordinaria.

¿El resultado? Vi cool es un restaurante donde acudir a una comida o cena con amigos y donde disfrutar de un ambiente, valga la redundancia, muy “cool”. Las cocas y las hamburguesas gourmet son sus platos estrella, preparadas cuidadosamente en un horno de carbón. Platos típicos de la gastronomía catalana, raciones, ensaladas, tapas y deliciosos y originales postres pueden encontrarse también en la carta. No dejéis de pedir su asombrosa piña colada, para tomar con cuchillo y tenerdor.
Los vinoscócteles de la barra cierran las propuestas, siempre informales y desenfadades, de este moderno local.

Vi cool es sin duda una buena opción para disfrutar de la cocina de Arola a un precio razonable. El menú del día (14,50 euros) merece la pena, al igual que reservar una mesa para varias personas y compartir varios platos. Sin embargo, pedir a la carta y con vino para menos de cuatro comensales puede tener como resultado una cuenta un tanto elevada.

Canelones clásicos de "Carn d'olla" (7 euros).

Canelones

Langostinos fritos al ajillo con tartar de aguacate (11 euros).

Langostinos fritos

 Hamburguesa gourmet con pan brioche casero y cheddar curado (15 euros).

Hamburguesa gourmet

Piña colada (8 euros).

Piña colada

Copa catalana (7 euros).

Copa catalana

Dirección: Huertas, 12. 28012 Madrid.

Teléfono: (+34) 91 529 49 13

Página webVi cool

Horario de domingo a jueves: 13:30h a 16:15h y 20.30h a 00.00h.

Horario viernes y sábado: 13:30h a 16:15h y 20.30h a 00.15h.

Horario de coctelería de domingo a jueves: 18.00h a 01.00h.

Horario de coctelería viernes y sábado: 18.00h a 02.00h.

Nota: 3 sobre 5

2 comentarios sobre:
“Vi Cool by Sergi Arola; tradición moderna”
  • Ayer fuimos a este restaurante a probar el menú. Me pareció un buen sitio para ir a comer solo/a y estar entretenido ya que las mesas están tan pegadas unas a otras que no hay manera de evitar oir cada suspiro que dicen los comensales de al lado. No exagero, casi codo con codo. Nos enteramos de cada detalle de la vida de las cuatro personas que estaban a nuestro alrededor. Nosotras no hablamos apenas durante la comida. ¿La comida? Psss… El menú del día ofrece dos opciones, de las cuales las dos de segundo son cocas (el equivalente a una pizza con masa de coca) lo que se defendió, ante la sutil queja de una de las comensales de al lado, argumentado que era el plato más importante del restaurante (!!!!). Y de primero sopa o canelones. La opción canelones con coca no parece muy equilibrada nutritivamente. Como el menú no me gusaba mucho le eché un buen vistazo a la carta: poco atractivo, más de la mitad eran platos frios, raciones, cocas y hamburguesas y los precios, elevados.Pedí la sopa, salada y escasa. Debo decir que la masa de la coca es deliciosa. Por lo demás, una simpleza. Lo mismo que el postre. El chico de la mesa de al lado se quedó con hambre. Esperaba combinaciones originales, presentaciones especiales y encontré un sitio cutre, decorado con materiales baratos, mobiliario incómodo y calidad mediocre en casi todo. Como además tenían lleno total tardaban una eternidad entre un plato y otro, o entre tu primero y el de tu acompañante. Sólo teníamos ganas de salir de allí e irnos a tomar el café a otro sitio. Como el vino no está incluido en el menú, fueron 20€ por persona. Eso sí, los camareros/as, encantadores.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*