Un rebozado diferente

Como buena detective que soy, cada día busco trucos y consejos que me faciliten a mi, y sobre todo a vosotros, la tarea (o mejor dicho el gusto) de cocinar cada día. Los que no sé, los busco, y buscando buscando yo creo que al final me estoy volviendo una experta.

El truco de hoy no es de mi cosecha pero es un truco más de aprovechamiento de alimentos,  como recetas anteriores que os he pasado. Por eso creo  que merece la pena compartirlo.

Truco para el rebozado

rebozado-carne-pollorebozado-carne-pollo

 

En la nevera a veces encontramos a veces alguna porción de queso un poco dura que ya no podemos comer. En vez de tirarlo (que es un gran error) probad a rallarlo y añadirlo al pan rallado  o al pan duro rallado que tengáis por casa. Será un rebozado diferente con un ligero gusto a queso.

Si lo queréis enriquecer más o queréis una idea diferente del típico rebozado con pan rallado, usad también orégano o perejil o hierbas provenzales mezclado con el pan rallado. Si lo podéis hacer en casa, ¿para qué comprarlo?

Otro rebozado es el rebozado de quicos. Queda mucho más crujiente y para los niños es algo diferente. Ya sabemos que a todos los niños les encanta escuchar el “crunch” en sus comidas.

Y teneís más ideas  en este post.

Y por último, y hablando de rebozados crujientes, probad a rebozar de la siguiente manera: primero huevo, pan rallado y luego repetir, huevo y pan rallado. No abuséis de la técnica porque “engorda más” pero si queréis un “efecto crujiente” está es la mejor manera.

trucos-rebozado

Fuente: Savefood de Albal

4 comentarios sobre:
“Un rebozado diferente”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*