Consigue tu propio blog en "Cocina y recetas" Registro

Cover: El festín de Raquel

14mar 12

Descubriendo el queso

Cuenta una leyenda que el queso fue descubierto por un mercader árabe que, como debía realizar un largo trayecto por el desierto, guardó la leche en recipientes hechos con el estómago de un cordero. Cuando fue a consumirla, en lugar de la leche, se encontró con que las elevadas temperaturas del desierto y el cuajo del estómago del animal habían dado como resultado una pasta grumosa, que resultó ser exquisita.

Yo descubrí esa exquisitez más bien tarde. De niña su intenso olor me producía rechazo, así que durante años fui incapaz de probarlo. Un buen día, pasados los 20, decidí “arriesgarme”: empecé por los quesos de sabor más suave y, para mi sorpresa, me encantaron. A partir de entonces, tenedor y cuchillo en mano, me decidí a conocer el maravilloso y extenso universo de los quesos. Ya había “perdido” demasiado tiempo y había tantas variedades, formas y sabores que cada día se podría tomar uno distinto: en nuestro país existen más de 100 quesos, pero en Francia hay unos 360 (o sea, uno para cada día del año).

UN BUEN PRINCIPIO Y UN MEJOR FINAL

Paul Bocuse, considerado como el mejor chef de Francia, afirmaba que “el queso es un mal final para una buena comida y un buen final para una mala comida”. En mi opinión, y con todos mis respetos hacia el señor Bocuse, el queso es una buena manera de empezar una comida y también de acabarla, todo depende del queso elegido y del menú.

Si se van a tomar varios quesos a la vez, también hay opiniones diversas sobre el orden que debe seguirse: los expertos aconsejan ir de menor a mayor intensidad de sabor, es decir, empezar por los frescos para acabar con los curados, pero hay quien prefiere primero los más fuertes y luego los frescos, en este último grupo me incluyo. Los más suaves suelo acompañarlos con miel artesana de romero, lavanda o azahar (de sabor más suave y fino que otras) o un poco de mermelada casera (recomiendo la de pera –en el próximo post incluiré la receta–). De una u otra forma, lo más importante es disfrutar y para ello ahí va un menú con el queso como ingrediente* protagonista:

DE PRIMERO: Trigueros con Parmesano

  • 2 manojos de espárragos trigueros
  • aceite de oliva virgen
  • queso Parmesano
  • sal Maldon

Lava los espárragos y sécalos bien. Corta la base de los espárragos y cocínalos a la plancha con un poco de aceite de oliva. Sirve los espárragos en los platos, ralla unas láminas de Parmesano encima y termina con unas escamas de sal Maldon.

PARA CONTINUAR: Rollitos de tortilla con jamón y queso

Y DE POSTRE: Flan de queso

  • 150 g de queso fresco (tipo Burgos o requesón)
  • 4 huevos
  • 8 cucharadas de azúcar
  • 1/2 litro de nata

Pon al fuego una sartén antiadherente. Cuando esté bien caliente, añade 4 cucharadas de azúcar y deja al fuego hasta que empiece a tomar color y caramelice. Vierte el caramelo en un molde de forma que cubra todo el fondo. Pon los huevos y el azúcar en un bol. Bate y agrega la nata y el queso. Mezcla bien y vierte en el molde. Introduce en el horno al baño María a 180ºC y deja cocer aproximadamente 40 minutos. Deja enfriar y desmolda con cuidado.

* El queso como ingrediente debe usarse con moderación y tratarse con cuidado: se debe rallar en el mismo momento en que vaya a utilizarse; no someterlo a altas temperaturas, ya que pierde suavidad y consistencia; y si es fresco debe guardarse en la nevera y consumirse cuanto antes.

Buen provecho desde mi blog!

Etiquetas: , , , , , , ,

3 comentarios

  1. Raquel, qué ganas de comer queso después de leerte.

    Ayer un endocrino me dijo esta frase “en este país tenéis la mala costumbre de comer queso después de las comidas”. A ver qué me dice en la siguiente visita…

    Nosotros antes consumíamos mucho queso, luego redujimos mucho por la alergia de la peque, pero nos encanta al resto.

    Responder
  2. […] Esta receta me encanta y hoy la quiero compartir contigo. Queso Brie al chipotle, vaya cosa !! La idea de combinar dos países es fenomenal, lo francés del […]

    Responder

Deja tu réplica a Patricia López

*