Consigue tu propio blog en "Cocina y recetas" Registro

Cover: El festín de Raquel

18may 12

Amistad, salud y buena mesa

Hace un par de semanas leí un artículo en el que se explicaba la necesidad de fomentar las relaciones con los amigos para gozar de una buena salud. Decía, y cito textualmente, que “carecer de relaciones sociales tiene un efecto negativo para la salud equivalente a fumar 15 cigarrillos o beber seis vasos de alcohol al día”. Uf, eso es mucho fumar y mucho beber. Sin embargo, no se establecía ninguna comparativa con la comida. ¿A cuánto equivaldría no cultivar las amistades? ¿Quizás a comerse 6 hamburguesas en una de esas grandes cadenas o a tomar 6 porciones de bollería industrial (al menos una por cada vaso de alcohol)? Por si acaso, y para evitar males mayores, he decidido dedicar este post a una receta para compartir con amigos. Se trata de la fondue.

¿Cuál es el plan?

Una cena con amigos. Te apetece mucho el plan, pero lo que no te resulta tan atractivo es tener que pasar horas en la cocina para que tus invitados se vayan con un buen sabor de boca. La fondue es la solución: es sencilla de preparar –no es necesario organizar casi nada con antelación, excepto comprar los quesos, claro está, y comprobar que dispones de los utensilios necesarios–. Llegado el momento, solo queda sentarse a la mesa, incluido el anfitrión, para participar en su elaboración: se coloca la cazuela* sobre un hornillo o cualquier otra fuente de calor y cada comensal toma pan y moja el queso (que se habrá puesto a fundir previamente). Lo ideal es un máximo de seis comensales; más son multitud porque se produciría un continuo choque de tenedores y se acabaría demasiado rápido.

* La cazuela puede ser de barro, de cerámica refractaria o de hierro esmaltado (las de metal no son aconsejables porque el queso suele “agarrarse” al fondo). Por otro lado, el contenido se mantiene caliente gracias a una fuente de calor colocada en la parte inferior del recipiente.

FONDUE DE QUESO

Ingredientes:

  • 800 g de queso de distintos tipos (Emmental, Gruyère…)
  • 3 cucharaditas de harina de maíz
  • 3,5 dl de vino blanco
  • Pimienta negra en grano

Se rellena el recipiente con el queso cortado en láminas y se mezcla con el vino blanco. Se pone a calentar lentamente y sin dejar que llegue a hervir (se recomienda remover constantemente con una espátula de madera dentro de la cazuela y haciendo ochos para evitar que el queso se pegue a la base del recipiente o se forme una bola). Disolver la harina de maíz en un poco de agua fría y añadir al queso fundido, removiendo bien para que quede bien ligado. Seguir removiendo y añadir un poco de pimienta negra recién molida. Ya solo queda mojar el pan y disfrutar de la fondue!

*El pan es el acompañamiento más habitual; dispón de distintas variedades: pan de cereales, pan con pasas o con nueces, integral… y córtalo en dados. En lugar de pan, también puedes servir la fondue con patatas hervidas o crudités de verdura (zanahoria, calabacín…) resultará más original y ligera.

¡Buen provecho desde mi blog!

Un comentario

  1. […] En nada nos hemos plantado a Miércoles, por lo que conviene ir ya pensando en los planes para este fin de semana y, por qué no, qué cocinaremos para sorprender a nuestra pareja, familiares o amigos. […]

    Responder

Deja un comentario

*