Consigue tu propio blog en "Cocina y recetas" Registro

Cover: El festín de Raquel

01feb 13

Guisos son amores

Tras horas de elaboración y una buena dosis de arte culinario, el resultado solo puede ser uno: un suculento y nutritivo guiso, que nos devuelve las fuerzas y nos rescata de la monotonía del bistec o el pescado a la plancha. Los de legumbres son un clásico.

Es una realidad que los guisos están en decadencia, pero también es una pena que sea así porque, además de ricos y apetecibles, nos traspasan un poco del amor que ha puesto en ellos la persona que los ha preparado. Para guisar bien hay que hacerlo con cariño porque se requiere paciencia y porque no todo el mundo está dispuesto a dedicarles el tiempo necesario (además de la espera posterior: un guiso reposado siempre es mejor).

Por eso al probarlos, sentimos alegría, agradecimiento o hasta nos emocionamos al recuperar sabores olvidados: ¡Qué rico!, ¡Hoy te has superado!, apenas balbuceamos.

CUESTIÓN DE PRÁCTICA

Los guisos también requieren práctica, por eso no importa que las primeras veces que intentamos preparar la receta, la memoria nos juegue alguna mala pasada o nos fallen ingredientes, cantidades… Lo importante es no rendirse al primer intento al ver que el resultado no es el esperado. Seguro que nuestras madres, abuelas o tías también “probaron” el fracaso y las primeras veces no fueron tan exitosas como luego, cuando la experiencia les permitía incluso añadir las cantidades a ojo (algo que desespera a los que empiezan porque ¿cuánto es un poquito o una pizca? Con indicaciones tan imprecisas se hace difícil repetir las hazañas culinarias de nuestras predecesoras).

Pero, insisto, lo importante es no desanimarse. Por eso, para empezar, propongo una receta que suelo preparar muy a menudo porque es tan sencilla como deliciosa. Además, uno de los ingredientes principales, las manos de cerdo, aportan mucho sabor al plato y, al contrario de lo que la mayoría cree, no contienen nada de grasa.

De hecho, “los platos de cuchara” son imprescindibles si queremos llevar una dieta más sana y equilibrada, aseguran expertos en nutrición e incluso cardiólogos. Olvídate del falso mito de que engordan, porque en realidad te quitan el hambre durante horas y aportan muchísimos nutrientes.

guisos

LENTEJAS CON ESPINACAS

Para 4 personas:

  • 1/2 kg de lentejas
  • 2 manos de cerdo abiertas en dos
  • 400 g de espinacas
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 cebolla
  • 2 pimientos verdes
  • 1 puerro
  • 2 hojas de laurel
  • aceite y sal

Deja las lentejas en remojo la noche anterior.

Pon a cocer las manos de cerdo con una cebolla partida en cuartos y una hoja de laurel. Cubre con agua y deja al fuego durante un par de horas o algo más. A medida que avance la cocción ve retirando la espuma que se forma en la superficie. Escurre las manos de cerdo y retira los huesos.

Trocea los pimientos y el puerro. Pon todo en una olla con las lentejas, las manos de cerdo, la hoja de laurel y la cabeza de ajos. Cubre con agua y sal, y deja cocer durante 1 hora* a fuego suave.

Lava bien las espinacas, escúrrelas y trocéalas. Incorpora las espinacas a la olla 10 minutos antes de que finalice la cocción.

*Lo del tiempo de preparación es relativo: si utilizas una olla a presión puedes prepararlo en menos de la mitad de tiempo (la cocción de las manos de cerdo se reduce a unos 30 minutos y las lentejas estarán listas en 20 minutos). Y si de verdad quieres ahorrar tiempo el secreto está en cocinar más cantidad y congelarla.

Como siempre, ¡buen provecho desde mi blog!

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

*