Consigue tu propio blog en "Cocina y recetas" Registro

Cover: El festín de Raquel

21may 13

Té en primavera

El té llegó a mi vida una mañana soleada de primavera. Sé que a algunos les podrá parecer algo cursi, pero realmente fue así. Además, como estamos  deseando que llegue de una vez la primavera, pues nos podemos permitir un poco de romanticismo y cursilería, que total es gratis, y en su justa medida hasta puede alegrar un poco estos días grises.

De momento, me conformo con sentarme tras la ventana con una buena taza de té humeante. Así, bien caliente, sirve para reconfortar el cuerpo ante el frío inesperado y ayuda a sobrellevar la melancolía que traen consigo los días de lluvia.

blog taza teOK

ASÍ EMPEZÓ TODO
Recuerdo con exactitud dónde y cómo probé por primera vez el té. Fue en una terracita de un puerto deportivo de la costa mediterránea. Éramos un grupo bastante numeroso y el mayor de todos nosotros pidió un té. Algunos, por seguirle, decidimos tomar también uno. Entonces, él añadió dirigiéndose al camarero:

–“Y con una nube de leche, por favor”.

La expresión me sonó algo “snob”, pero seguí su ejemplo de todas formas. Y desde entonces hasta hoy. Del té negro pasé al verde, y luego descubrí el rojo, que tiene menos adeptos, pero que a mí me encanta por su sabor, astringente e incluso terroso, y por su olor a tierra mojada, que es lo que precisamente otros aborrecen. Eso sí, ahora lo tomo solo, sin leche, para apreciar mejor todos sus sabores y aromas, y no perderme tampoco ninguna de sus propiedades.

BENEFICIOS MIL

Hablando de propiedades, las distintas variedades de tés (negro, rojo, azul, verde o blanco) reúnen un buen número de beneficios para la salud: depurativo, digestivo, ayuda a perder peso e incluso a reducir el colesterol, según algunos estudios.

Y lo que está demostrado es que, en cualquiera de sus variedades, el té tiene un efecto diurético.

Para disfrutar de esta bebida os propongo una refrescante receta, ya de cara al verano, que gustará seguro tanto a los bebedores de té como a los que no lo son.

GRANIZADO DE MELÓN Y TÉ VERDE

  • 1 cucharadita de té verde
  • 200 g de pulpa de melón
  • menta fresca
  • hielo

Prepara una taza de té verde y deja enfriar. Añade el melón, tritura con la ayuda de la batidora, completa con abundante hielo picado y decora con unas hojas de menta fresca.

Y, como siempre, ¡buen provecho desde mi blog!

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

2 comentarios

  1. HOLA RAQUEL, EN CASA SON TEINOMANOS….LOS PUEDES ENCONTRAR DE TODOS LOS TIPOS…..DIGO SON ,PORQUE AUNQUE LO HE INTENTADO Y SE QUE ES BENEFICIOSO ,NO CONSIGO QUE ME GUSTEN. UN DIA LES PREPARARE EL GRANIZADO Y TE CONTARE.

    Responder
    • Seguro que el granizado os encantará y prueba a preparar la infusión con unas hojas de menta fresca y tómala bien fría, a ver si así te gusta. Ya me dirás.

      Responder

Deja un comentario

*