Fresón salteado

Fresón salteado

Fresón salteado

¡Hola!

No podía dejar pasar la oportunidad para hablaros de la reina de las frutas: la fresa.

Conocida y consumida ya en tiempos romanos por sus propiedades terapéuticas, los alquimistas de la Edad Media la veían como panacea de longevidad. Pero no fue hasta el siglo XVII cuando el jardinero de Luis XIV (Jean de la Quintinie) dio el paso de hacer de una planta salvaje una planta de cultivo. Otro hecho decisivo para esta fruta fue la llegada a Europa de la fresa violeta de Virginia, lo que hoy en día conocemos como el fresón.

Eso nos lleva a la conclusión de que las fresas y el fresón son dos productos diferentes, aunque proceden de la misma familia vegetal.

No son iguales la fresa y el fresón a pesar que nuestro vocabulario común así lo diga. La fresa es pequeña (redondeada o puntiaguda) como la uña de un dedo y el fresón de tamaño más grande. Las diferencias son sustanciales también en lo que respecta al sabor. Las fresas son más ácidas (menos las de Aranjuez que son las mejores del mundo, dulces, perfumadas y redondas) y el fresón que es más dulce.

Por estas razones, al igual que decía cuando hablamos de los espárragos verdes y los trigueros, tened cuidado y por favor no nos confundamos al pedirlas, pedid a vuestro frutero fresa o fresón según os apetezca comprar.

En concreto las fresas tienen un significado muy especial para mí y en mi restaurante. Las fresas autóctonas de Aranjuez son especiales, tanto es así que en estas fechas es cuando perfumamos el comedor con las fresas que nos traen los hermanos “Pocholos”, los únicos agricultores locales que cultivan las verdaderas fresas de Aranjuez desde hace ya muchas generaciones. Conservando las plantas que sus antepasados ya cultivaban.

Os preguntareis el porqué de estas palabras. Las fresas autóctonas de Aranjuez son un producto hipersensible, solo se da durante 20-25 días al año, con una madurez del producto perfecta y no aguanta frío del frigorífico ya que su deterioro es rapidísimo. De ahí que las propiedades organolépticas de este producto sin igual sean sublimes pero muy delicadas a la vez.

Me gustaría presentaros dos post seguidos para que podáis hacer dos diferentes recetas con fresa y con fresón, dos frutas tan diferentes y tan confundidas al mismo tiempo.

Buen postre y ¡¡a por el dulce!!

FRESÓN  SALTEADO

El fresón se puede preparar de muchas formas tanto en el mundo del dulce como en el salado. En crudo casi siempre, pero a mi parecer en caliente es otra  forma de resaltar todas sus propiedades,  como en este ejemplo,  y si se quiere dar una vuelta de tuerca se puede poner un poco de helado de vainilla.

Dificultad:Fácil

Nº de comensales: 3 personas

Tiempo de preparación: 10 minutos

Ingredientes:

Ingredientes

Cantidad

Dónde se puede comprar

Propiedades

Fresón

300g

Frutería

Vitamina C y beta caroteno fibra

Azúcar moreno

90g

Supermercado

Carbohidratos

Almendra cruda

50g

Frutos secos          

Rico en fibra y poca grasa saturada

Vainilla

2g

Supermercado

 

Pimienta negra

1g

Supermercado

 

Hoja de estragón      

2 und

Frutería                                      

 

Mantequilla

30 g.

Supermercado

 

Elaboración

Paso 1: Limpiamos los fresones quitándoles el péndulo (rabillo) y los lavamos en agua fría para después secarlo con papel adsorbente.

Paso 2: En una sartén colocamos el azúcar moreno y caramelizamos levemente para añadir rápidamente la mantequilla.

Paso 3: Seguidamente echamos en la sartén los fresones y salteamos. Añadiendo la vainilla, las hojas de estragón y una pizca de pimienta molida.

Terminación: Vertemos los fresones salteados sobre un plato sopero, ya que el fresón soltará todo su jugo y se debe comer como si fuera una sopa. 

Ingredientes

Saltear

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*