Bienvenidos a nuestro refugio gastronómico

Quizá sin tener uso razón por mis venas ya corría sangre gastronómica. Quizá yo no soñaba con ser futbolista o torero como mis compañeros de colegio. Quizá las tardes en el bar de mis abuelos tengan parte de culpa. Quizá la pasión por mi abuelo Pedro quiso que siguiese sus pasos. Quizá yo tenga un sexto sentido… Quizá, quizá, quizá. Puede haber muchos ‘quizás’ en cómo empezó mi vida en el

Continúa leyendo