¿Qué podemos hacer con la Airfryer?

Con la Airfryer, o con cualquier freidora de aire caliente, no solo podemos hacer patatas fritas, sino que podemos hacer un sin fin de recetas.

Para los que dudan si en estas freidoras de aire caliente se pueden freír alimentos congelados, sí, se puede, como estas croquetas , pero podemos hacer muchísimas cosas más. Platos sencillos, en poco tiempo y lo más importante, con muy poca cantidad de aceite.

  ¿Qué podemos hacer con la Airfryer?

 

Si comenzamos por aperitivos o platos que podemos servir como segundos platos, tenemos muchísimas recetas ya publicadas, pero os dejo algunas de ellas como pueden ser estas berenjenas , estas bolas de calabacines, o estas bolas de patatas.

Si nos vamos al apartado de carnes, podemos hacer estas hamburguesas, estos filetes rusos, estas alitas, o este pollo frito.

En la parte de pescados, podemos hacer estos filetes de merluza, o estos de cazón.

Los pimientos, como veis en la foto, se pueden freír solos, sin rellenar, pero rellenos de tortilla o de atún, entre otros muchos rellenos, quedan bien ricos y deliciosos.

No nos podemos olvidar de los clásicos, los nuggets de pollo y las empanadillas, pero siempre tendremos ante nosotros recetas más elaboradas como estos rollitos de pasta philo.

Cualquier cosa que quieras hacer en una freidora normal, lo puedes hacer en una freidora de aire caliente. Las cosas que debes de tener en cuenta son las siguientes.

  • Al no ir los alimentos sumergidos en aceite, hay que pintarlos bien con aceite para que queden con un bonito color. Si no lo haces, no pasa nada, solo que te quedará más opaco, con menos brillo, pero igual de ricos.
  • La cubeta tiene una capacidad mínima y máxima por lo que hay que repartir los alimentos bien en ella, sin que se amontonen mucho para que el aire circule bien entre ellos y se cocinen todos por igual. Algunos alimentos podrás sacudir la cestilla para que se giren, otros más delicados, requerirán que lo hagas con unas pinzas y con cuidado de no romperlos.
  • Usar y fregar, así de sencillo. No hay que estar quitando el aceite, ni nada parecido. Solo hay que limpiar la cestilla una vez usada, a mano o en el lavavajillas.
  • Si vamos a cocinar alimentos congelados, no hace falta descongelar previamente pero si os recomiendo que primero pongáis una temperatura más baja los primeros minutos, 160 grados por ejemplo y después de los primero minutos, subir a 180 o 200 grados, para que terminen dorando por fuera cuando nos hayamos asegurado que están cocinados por dentro. Si ponemos una temperatura muy alta desde el principio es como cuando freímos alimentos congelados en un aceite muy caliente, se doran por fuera de momento y quedan congelados por dentro.

Para mí todo son ventajas, y tú, ¿Tienes alguna otra duda que necesites que te responda? 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*