¿Cuál es el mejor aceite para hacer pan?

¿Cuál es el mejor aceite para hacer pan? Esa es la pregunta que me hacéis una y otra vez. Para masas, panes, brioches, etc, siempre el mejor aceite será el de oliva virgen extra. ¿Y qué pasa tras esa respuesta? Que se nos viene a la mente ese aceite de oliva virgen extra con un olor y sabor super fuertes y no nos cuadra tanto la cosa.

Empecemos por el principio, siempre lo explicaré y nunca me cansaré. El aceite de oliva virgen extra es el zumo natural de la aceituna, sin ningún tipo de manipulación, sin ningún añadido ni químico ni de ninguna clase.  Aceitunas hay muchas, muchísimas. Cada variedad de aceituna nos dará un aceite característico con su sabor y su olor.

Aquí en la zona donde yo vivo los aceites de oliva virgen extra que más solemos tener más a mano son el Picual, el hojiblanca, el cornicabra y algunos AOVE, que son mezcla de diferentes variedades de aceitunas. En menor producción tenemos arbequina y gordal.

¿Cuál es el mejor aceite para hacer pan?

Por lo tanto, picual, hojiblanca, etc. son variedades de aceitunas y en el envase del aceite de oliva virgen extra que compremos tiene que venir especificado la variedad de la aceituna y si es una mezcla, la mezcla de qué aceitunas.

Esto es muy importante porque dependiendo de la variedad de la aceituna de la que proceda el aceite de oliva virgen extra, así será su sabor y, por lo tanto, dependiendo del sabor, así será el uso que le demos en la cocina.

¿Cómo sé a qué sabe cada aceite de oliva virgen extra? Pues probando unos y otros. Yo siempre tengo en casa varias botellas de aceite de oliva virgen extra de diferentes variedades de aceituna. El aceite, bien guardado y sin que le dé el sol directamente, se conserva perfectamente a lo largo del tiempo.

Para hacer pan, masas o repostería, el mejor aceite de oliva virgen extra es aquel que tenga un olor y un sabor suave, lo menos intenso que podamos. Yo para hacer este tipo de recetas uso siempre arbequina, gordal y en algunos casos, cuando no tengo más remedio, uso el cornicabra o el hojiblanca. Ambos aceites de oliva virgen extra son de sabor suave, pero tienen un puntito de picor. Estos son los más indicados para hacer masas, panes, reposterías, incluso para salsas. Son los que yo uso y los que recomiendo, pero siempre digo lo mismo: prueba una y otra vez y sólo así encontrarás el aceite de oliva virgen extra que se adapte a tus necesidades.

Llegado a este punto, tengo que decir que el aceite de oliva virgen y el virgen extra son los dos únicos que proceden del zumo de la aceituna. Todos los demás que encuentres en el mercado bajo el nombre de aceite de oliva, aceite de oliva suave o intenso, son aceites de oliva refinados y como tal, han sido sometidos a tratamientos químicos. No merece la pena comprarlos. Por un poco más de dinero te puedes llevar a casa el aceite de oliva virgen extra o el aceite de oliva virgen.

La foto es de un pan de aceite, amasado en Masterchef Gourmet y horneado sobre piedra. La receta la podéis encontrar en este pan de aceite.

Y tú, ¿conoces algún otro aceite de oliva virgen extra que sea de sabor y olor menos intenso y muy suave para poder usarlo en masas, panes, salsas y repostería? ¡Cuéntanoslo!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*