Bacalao con tomate

Mi amigo Jorge de Lagos, pedanía perteneciente al municipio de Vélez-Málaga, me ha regalado unos tomates “caseros” como yo les llamo: cultivados sin químicos, de forma natural, esperando su momento para la recogida…. Un lujo de tomates, os lo digo en serio. Y no he podido resistirme y hacer unos lomos de bacalao con tomate, con lo que tenía en casa.

Receta sencilla, económica y rápida, porque no se tarda más de 30mnts en cocinarlos. Eso sí, si el bacalao es salado, hay que estar 2 o 3 días desalando (ver cómo hacerlo pinchando  http://bit.ly/1T3fQaz )   Receta muy típica de Cuaresma y de los días de Semana Santa, pero la verdad, que está deliciosa en cualquier época del año. ¿Te animas a prepararla? Pues vente conmigo a la cocina, que lo tengo listo para empezar a cocinar.

 Ingredientes para 4 personas:

1kg de lomos de bacalao (si fuera salazón, necesitamos que ya está desalado).

1 cebolla pequeña

4 dientes de ajos

6 tomates pequeños

1 copita de vino blanco

Aceite de oliva virgen extra, que yo he utilizado la variedad Verdial de la Axarquía malagueña

Sal, pimienta molida, ramas de perejil

1 cucharadita de postre de pimentón dulce (admite el picante o 1 guindilla para quien le guste).

Agua si fuera necesario

 

Preparación:

En una cazuela amplia, poner aceite de oliva virgen extra y dorar los ajos enteros y pelados. Mientras, ir picando la cebolla y cuando los ajos se empiece a dorar, añadir al aceite. Salar para que “sude” y evapore el agua que tenga.

Ir troceando los tomates. No importa picarlos pequeños, porque luego los vamos a triturar. Sino queréis quitar la piel, dejárselas y al triturarlos, se pasa por un colador para que salga una salsa más fina.

Cuando la cebolla esté blandita y transparente, añadir los tomates troceados, la pimienta molida y rehogar todo, hasta que veamos que el tomate se empieza a sofreír. Apartar del fuego y rehogar el pimentón con el calor de la cazuela. Luego, pasar todo a una jarra y batirlo hasta obtener una salsa fina.

Devolver la salsa a la cazuela, añadir los lomos de bacalao con su punto de sal (ojo si el bacalao viene de salazón), unas ramas de perejil fresco entero y el vino blanco. Dejar guisar unos 10-15 minutos (según el grosor de los lomos), moviendo de vez en cuando la cazuela, para que la gelatina del bacalao, ligue la salsa. Ir comprobando el punto de sal, por si hubiera que añadir.

Para servir, poner en el fondo del plato un poco de la salsa de tomate, y sobre ella, los lomos de bacalao con la piel hacia arriba. Decorar con perejil fresco. Servir enseguida. ¡Buen provecho!

El bacalao con tomate ya está hecho.

¿Quién pone el pan y una copa de vino?

Bacalao con tomate

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*