Breca encebollada

Hoy traemos hasta el blog un pescado que antiguamente era despreciado en las pescaderías, porque su hábitat son las rocas y los fondos rocosos. Pero esto afortunadamente cambió, y hoy forma parte de nuestra amplia gama de pescados. Estamos hablando de la breca.

Es un pescado blanco, que nos recuerda un poco al besugo y pertenece a su familia, pero nuestra breca es plateada y rosácea. Está indicada para personas de digestión difícil o dietas de control de peso, aunque está deliciosa comerla porque sí, sin ningún motivo. Tiene carne blanca y blanda, que da muchas posibilidades de cocinar, tanto en hervidos, plancha o en el horno. Si vemos su composición nutricional, nos fijaremos que apenas tiene 75 calorías / 100grs, de ahí que sea recomendable su consumo en dietas de control de peso. Tiene vitaminas del grupo B y A. En minerales, contiene cantidades importantes de fósforo, potasio y sodio. Y aunque en menor cantidad, también encontramos que contiene calcio, hierro, cinc y magnesio.

Como se puede ver, un pescado muy completo y recomendado para incluir en nuestros menús. ¿Te animas a prepararlo? Pues hoy lo vamos hacer muy sencillo, porque está tan rica, que cuanto menos manipulemos la breca, es mejor. ¡Derechos a la cocina que nos vamos!

 

Ingredientes para 6 personas:

1kg de breca fresca. Si es posible, pedir al pescadero que nos quite las vísceras y desescame

1 cebolla grande

1 o 2 dientes de ajos enteros al gusto

Sal y pimienta molida

Aceite de oliva virgen extra, que como sabéis los que me seguís, siempre os recomiendo los estupendos #AOVES de #SaboraMalaga

Agua

1 limón

Preparación:

Empezamos por partir en juliana fina una cebolla grande y rehogarla ligeramente en la sartén, con un poco de sal y pimienta y aceite de oliva virgen extra. Queremos que suelte el agua y se quede transparente y tierna. Podemos añadir los ajos enteros y sin pelar en este rehogado, para que vayan dejando su perfume. Reservar.

Precalentar el horno a temperatura alta. Sobre una fuente apta para el horno, hacer una cama, con la cebolla pochada y los ajos enteros. Reservar.

Lavar las brecas y, en mi caso, he quitado las cabezas, porque en casa gusta más así el pescado asado. Salar tanto por el interior como exterior. Meter ½ rodaja de limón en el interior de las brecas.

Disponer sobre la cama de cebollas. Regar con un dedo de agua, aceite de oliva virgen extra, y zumo de limón. Meter la fuente en el horno, a 180ºC con calor arriba y abajo, unos 15 minutos aproximadamente. El tiempo dependerá del horno y de cuánto nos guste el pescado asado. No dejar demasiado asado el pescado, ya que quedará muy seco.

Para servir, disponer las brecas sobre una bandeja, dejando aparte toda la cebolla, para que cada cuál se vaya sirviendo a su gusto. Se puede acompañar con un poco de alioli si se desea. ¡Buen provecho!

Si quieres una receta rica y baja en calorías, aquí tienes

una opción estupenda y cocinada en no más de 30 minutos.

Una rica y fácil forma de disfrutar de este sabroso pescado.

Una rica y fácil forma de disfrutar de este sabroso pescado.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*