Macarrones carbonara “versión light”

Macarrones carbonara "versión light"

Macarrones Carbonara “versión light”

Os presento la versión saludable de la receta tradicional de pasta carbonara. Existen muchas variantes de este plato, adaptadas a distintos paladares y tradiciones gastronómicas, pero esta es una versión mucho más saludable e igualmente deliciosa e irresistible. Light no es sinónimo de soso y aburrido, es sinónimo de saludable.

El origen de esta receta, como muchas de las que iré publicando, está en la intención de agradar a mi pareja  con un plato de pasta delicioso pero sano y en seguir mi filosofía de vida alimenticia basada en una dieta variada, nutritiva y ultra sana. Él es triatleta y un gran aficionado al ciclismo de montaña y sabe que una correcta alimentación siempre es un aliado a la hora de practicar deporte y mantenerse en forma.

Macarrones carbonara "versión light"
Author: 
Recipe type: pasta
Cuisine: Italian
Serves: 2
 
Macarrones carbonara con fiambre de pechuga de pavo y queso rallado
Ingredients
  • Ingredientes para 2 personas:
  • 150 gr de pasta (macarrones, espagueti, tallarines...)
  • 200 gr de fiambre de pechuga de pavo
  • ½ cebolleta grande
  • 200 ml de leche desnatada
  • 50 gr de queso rallado bajo en grasa o light
  • Pimienta
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Hoja de laurel
Instructions
  1. Paso a paso:
  2. Ponemos dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén y pochamos la cebolleta muy bien picada con una pizca de sal, de ésta forma la cebolla suda y se hace antes. Al mismo tiempo, ponemos agua a hervir con una hoja de laurel y una cucharada de aceite para cocer la pasta (añadimos la pasta una vez que el agua ha empezado a cocer). Pasados unos 8 minutos (depende del tipo de pasta, pero siempre viene una referencia en el envase) escurrimos el agua y reservamos.
  3. Cuando la cebolleta está bien hecha, es el momento de añadir el fiambre de pavo cortado en dados y dejamos que se doren. Una vez conseguido, incorporamos la leche y espolvoreamos con pimienta (pimienta negra es lo ideal y si es recién molida, mejor que mejor). Es importante probar y rectificar el punto de sal. Una vez que todos los ingredientes han cocido un par de minutos, es el momento de poner el queso rallado y esperar a que se derrita.
  4. Mezclamos la pasta recién cocida con la salsa carbonara y movemos con una cuchara de madera para que se integren todos los ingredientes. Una vez conseguido, solo falta disponer de plata y tenedor para disfrutar del nuestro plato.

Aunque muchos piensan que las variantes de un plato típico nunca están a la altura del original, ésta es una prueba que confirma todo lo contrario.

Repaso nutricional:

He sustituido el bacon y la nata de la receta típica por dos ingredientes que dan un resultado óptimo, la carne de pavo y la leche desnatada. La pasta aporta los hidratos de carbono necesarios para el desarrollo correcto de la práctica deportiva y la carne de pavo, la leche y el queso las proteínas y el calcio necesarios. No hay que olvidar la importancia de incluir una ración proteínica en todas las comidas principales, preferiblemente en forma de carne blanca (pavo, pollo o conejo), con pescado blanco o azul, sin olvidar el pescado azul (caballa, bacalao, salmón, sardinas, emperador o atún, entre otros) aporta las grasas Omega 3 tan saludables y necesarias para el organismo o con lácteos, que además son una fuente de calcio.

El resultado es rico, ligero y sabroso. Os aseguro que una vez probado, este plato pasa a estar en nuestro recetario familiar de referencia.

Os animo a que probéis y a que comentéis conmigo el resultado o alguna posible idea que nos haga obtener otra variante igualmente deliciosa.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: