Pizza mexicana

Una de mis primeras incursiones culinarias fue la pizza.  Me dieron apuntada la receta de la masa en un papel que he guardado grapado a mi pequeño libro de recetas varios años.

Durante mucho tiempo sólo escuchaba a mi madre y mi abuela hablar de platos, recetas y trucos de cocina. En esos momento era una niña curiosa y con muchas ganas de ayudar en la cocina a la que solo la permitían batir huevos y poco más, ya que apenas podía con un plato y unos cubiertos.

Con el tiempo empecé a escribir las recetas en papeles sueltos que siempre perdía, hasta que un día cogí una libreta y la convertí en mi primera recopilación de recetas de casa. En ese recetario todo era tradición e costumbres caseras, nada de pizza, sushi, ni ensaladas exóticas.

Así que, cuando fui incorporando platos modernos o de otros países me sentía toda una innovadora, aunque por desgracia en mi casa los platos de toda la vida han tenido tanto peso que todo lo demás siempre eran “pijadas” o apelativos similares. Eso hasta que me hice un hueco en la cocina de mi casa, territorio muy materno y acotado, y convencí a todos de que un plato que gusta a la mayoría de la población mundial no podía estar malo.

Hoy, después de varios meses con esta receta aparcada, he vuelto a recuperarla, aunque esta vez y, como me gusta hacer últimamente, con un toque internacional. Tengo que reconocer que mi ansia cocinera e innovadora tiene un protagonista especial, mi mayor inspiración, la persona que me anima a probar cosas nuevas y que siempre tiene disposición y ganas para comer todo lo que preparo, mi novio.

El resultado de este combinado ha sido una pizza mexicana con pisto casero, un toque picante por un lado, ingredientes de huerta por otro y mucho entusiasmo.

Pizza mexicana

 

 

 

 

 

 

 

 

Pizza mexicana
Serves: 2
 
Ingredients
  • 200 gr de harina tamizada
  • 1 sobre de levadura
  • 175 ml de agua
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal
  • 100 gr de pollo picado
  • ½ cebolleta
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • Pisto casero de tomate, pimiento, cebolla y ajo. Azúcar, sal, vino tinto y una hoja de laurel.
  • Ajo en polvo
  • Tabasco
  • Aderezo para fajitas
  • Orégano
  • Aceite de oliva
  • Pimentón dulce y picante
Instructions
  1. Para hacer la masa de la pizza basta con mezclar harina,agua, aceite, sal y levadura en un bol y mezclar todos los ingredientes hasta que he convierte en una masa que no se pegue a los dedos. Amasamos con un poco más de harina hasta que sea manejable y sin grumos.
  2. Dejamos que repose durante 1 hora en un bol tapado con una servilleta de papel o un paño de cocina.
  3. El pisto o tomate frito casero es producto de pochar lentamente con un poco de aceite pimiento, cebolla y ajo picado y después añadir tomate troceado sin piel y dejar que cueza unos minutos. Sazonamos y ponemos una pizca de azúcar, para corregir la acidez que da el tomate, vino tinto y una hoja de laurel.
  4. Trituramos con la batidora y por el pasa purés para eliminar las pepitas del tomate y las pieles que puedan haber quedado.
  5. Para hacer la cobertura de la pizza mezclamos la carne con la cebolleta y los pimientos bien picados y las especias y el tabasco (excepto el orégano, que lo espolvorearemos sobre el tomate y la mozzarella). Lo mezclamos todo y lo rehogamos un poco en una sartén.
  6. El montaje de la pizza es de sobra conocido por todos. Masa con tomate y mozzarella regada de nuestros ingredientes favoritos, en este caso el aderezo con toques mexicanos.
  7. Horneamos a 180-200º unos 10 minutos con el horno pre-calentado.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*

Rate this recipe: